Osos de agua, los seres vivos más resistentes del planeta

Los tardígrados son conocidos comúnmente como osos de agua por la manera que tienen de desplazarse, similar a la de un oso. Tienen un tamaño de entre 0,05 y 1,5 milímetros. Su característica biológica más destacada es la criptobiosis, la capacidad de entrar en un estado similar a la hibernación donde suspenden todos sus procesos metabólicos. Si el medio ambiente en el que viven pierde su agua estos animales son capaces de reducir su habitual 85% de agua a un 3% y entrar en un estado de letargo biológico. Son capaces de pasar 100 años en este estado hasta que las condiciones del medio sean las adecuadas para crecer y reproducirse.

Se sabe que son capaces de soportar tanto tiempo después de que el médico Guillermo Nossa viera su presencia en una hoja de helecho del herbario de un museo. Echó agua a la hoja y los tardígrados, después de al menos 120 años, reanudaron su ciclo biológico con normalidad.

Son también resistentes al frio, al calor, a los contaminantes, a la radiación y a vacío. Cuando están en estado de criptobiosis se ha comprobado que soportan temperaturas entre los 200º bajo cero durante días, o de 272 grados bajo cero (un grado por encima del 0 absoluto) durante minutos y los 151º, una temperatura muy por encima de la ebullición del agua. Resisten presiones extremas desde el vacio a 1200 atmósferas. Algunas de las especies han resistido presiones de 6.000 atmósferas, casi 6 veces la presión que hay en en fondo de la fosade las Marianas, el punto más profundo de la Tierra situado a unos 11.000 metros bajo la superficie.



Científicos rusos fueron los primeros en descubrir tardígrados vivos en el exterior de los cohetes a su vuelta del espacio. Estudios recientes realizados por la ESA han corroborado su capacidad para sobrevivir en el espacio exterior. En 2007 se colocaron en el exterior de la nave espacial Foton-M3 y sobrevivieron al viaje espacial manteniendo intacta su capacidad de reproducirse. En otro experimento, realizado por la NASA en 2011,  fueron colocados fuera del transbordadorespacial Endeavour y colocados en órbita con idénticos resultados. Fueron descritos por primera vez en 1773 por JohannAugust Ephraim Goeze. Su nombre tardígrado (caminar lento) se lo deben al investigador LazzaroSpallanzani, que se refirió a ellos con esta palabra por su extrema lentitud al desplazarse.


Se han descubierto hasta la fecha unas 500 especies de tardígrados.  Habitan en todos los lugares del planeta donde hay agua dulce o salada, y están presentes en todos los ecosistemas de la Tierra.  Se alimentan de bacterias, algas, criptógamas, rotíferos y nemátodos fundamentalmente. Normalmente succionan sus células, pero en ocasiones ingieren los organismos enteros. Otra característica a resaltar de estos animales es la eutelia, el número de células de su cuerpo es un número constante; para crecer no dividen las células como la mayoría de los seres vivos sino que hacen crecer las que tienen. Un animal que da una idea de la asombrosa capacidad de adaptación de la vida a las condiciones más extremas.



Fuente: mediambiente.org

Comentarios

Entradas populares de este blog