Jack Angel – El hombre que sobrevivió a la combustión espontánea


El 12 de noviembre de 1.974 Jack Angel, estaba atravesando Savannah en Georgia, Jack era un hombre que poseía una buena salud, vendía ropa y utilizaba una caravana en ocasiones, para desplazarse.
Esa noche, había aparcado la caravana, en el aparcamiento de un motel, donde debería haber dormido, pero a causa de una equivocación, su habitación no estaba libre, por lo que Jack decidió dormir en la caravana, y despertarse al día siguiente, para encontrarse con un cliente, después de haberse puesto el pijama, Jack se tumbó en el sofá cama y se durmió.
Cuando se despertó era la media noche y habían pasado cuatro días, intentó sentarse y notó unas extrañas quemaduras en su cuerpo, que en principio no le dolían.
La mano derecha estaba quemada en ambos lados, desde la muñeca a la punta de los dedos, estaba completamente negra, como si se hubiese cogido a un cable eléctrico incandescente. Tenía también un agujero en el tórax, que parecía como si hubiese explotado, las piernas estaban quemadas hasta los tobillos, por no hablar de la espalda, el pijama y la ropa de cama, no tenían ninguna señal de quemadura.
Jack se vistió como pudo, no sentía dolor, pero se encontraba en estado de shock, entró en el motel y poco después se desvaneció.
La caravana se inspecciono de arriba abajo. No había señales de incendio ni de quemaduras, se examinó incluso la instalación eléctrica, el vehículo se desmanteló hasta las ruedas, sin encontrar nada extraño.
Ninguna de las heridas de Jack parecía haber sido provocadas por la caravana, por la instalación eléctrica ni por ninguna otra causa externa.
La combustión, para el asombro de los médicos, continuaba expandiéndose hasta el antebrazo, en otras palabras, Jack se estaba quemando desde el interior.
Finalmente tuvieron que amputarle el antebrazo, aunque Jack consiguió sobrevivir, a una combustión espontánea humana.
Sin embargo en la Wikipedia en Ingles, hemos encontrado, que según una referencia de, Joe Nickell (Nov-December 1996) dice:
“Esta versión de la historia de Jack, contradice el testimonio que en 1975, en una demanda civil presentada en el condado de Fulton en el Tribunal Superior de Justicia, interpuesta por el abogado de Jack: en la demanda, Jack afirmó que había sido rociado con "agua hirviendo" después de tratar de arreglar la bomba de agua de su caravana”.
Una de las explicaciones, es el llamado efecto mecha o vela. Un cuerpo humano vestido, es como una vela al contrario, el combustible, en este caso en concreto, la grasa, se encuentra en el interior, mientras que la mecha, es decir la ropa, se encuentra en el exterior, una vez iniciado el incendio, la grasa penetra en la ropa, que comienza a quemarse como una mecha por horas.
Para demostrar esta teoría, la BBC hizo un experimento, envolviendo a un cerdo en ropa, para simular un ser humano, posteriormente le añadieron benzina, y las llamas provocadas continuaron encendidas durante 7 horas.
El fuego en un horno crematorio, emplea cerca de 8 horas, para incinerar la carne de un cuerpo.
Sin embargo en cerca de 400 casos investigados, no se ha observado que exista ningún tipo de acelerante del fuego, como en el caso de la BBC, que se utilizó bencina.
Por otra parte, en el caso de la señora Helen Conway, una mujer de 61 años de Pennsylvania, entre la última persona que la vio con vida y la llegada de los bomberos, transcurrieron solo unos 6 minutos y cuando estos llegaron, solo había una débil llama. De la Señora Conway, se había quemado la zona del tórax, los brazos habían ardido hasta los huesos y solo quedaban restos de sus dos piernas, apoyadas al borde de la silla.
Según la investigadora Sue Benford. “El cuerpo humano contiene sustancias radiactivas, el potasio de nuestras células emite cerca de 41 millón de rayos gamma cada día, en condiciones normales el organismo mantiene un equilibro, pero si sobre viene una enfermedad o un periodo de estrés podríamos estar en peligro.
Si solo un rayo gamma, golpease un átomo de deuterio o de agua pesada, el resultado es una verdadera “detonación nuclear”. El deuterio, se encuentra en la mayor parte en la grasa y en poca cantidad en los otros tejidos, la inflamabilidad de la grasa, es debido, al alto contenido de hidrógeno que puede generar temperaturas críticas. Bastaría una pequeña explosión intercelular, par provocar una reacción en cadena, en grado de incendiar el cuerpo, en los casos más grave de auto combustión, el tronco desaparece totalmente, esto es debido a que la grasa del hígado, contiene una cantidad porcentual de deuterio doble o triple, respecto a las otras partes del cuerpo”.
“Si al inicio de la combustión espontánea, existe una reacción nuclear en el interior del organismo, deberíamos encontrar restos de radiaciones neutrónicas en el entorno. Los neutrones, alteran todo aquello que contiene hidrógeno en gran cantidad, como agua, plástico, cera y grasa. Atraviesa materiales como el papel ha sucedido, a los vestidos de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, la única explicación podría ser una explosión nuclear”.
Según las estadísticas, la mayor parte de los casos se han dado en zonas específicas de Gran Bretaña.

    

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog