Gustavo Adolfo Rol Médium o Ilusionista



Gustavo Adolfo Rol, nace en Turín el 20 de junio de 1903 en el seno de una familia rica. El padre, Vittorio, es un abogado que en 1909 e encargado de abrir y dirigir en Turín la sede de la Banca Cammerciale Italina, la madre es Marta Peruglia, hija del presidente del Tribunal de Saluzzo.



Rol crece en un ambiente rico y culto, frecuenta desde joven las familias mas ricas de la ciudad, se interesa por el arte, entrado en relación con variaios artisda y iniciandose pronto en la pintura y en la musica.

En 1923 se inscribe en la facultad de Derecho de la Universidad de Turin, donde se laurea en 1933. En 1925 comienza la carrera bancaria, como marcaba la tradición familiar. Viaja por Europa, trabajando para la Banca Comercial Italiana, visitando Marsella, Paris, Londres, Edimburgo y posteriormente Casablanca y Genova.

Contará posteriormente, de haber encontrado durante su estancia en Marsella (1925-1926) un personaje, originario de Polonia, que le enseña algunos juegos de cartes y que, inicialente es eceptico sobre la existencia de Dios, mas tarde se convertirá y se retirará a un convento despues de haber asistido con el propio Rol a una curación en Lourdes. Como consecuencia de esto, Rol profundiza en sus estudios espirituales y elabora una teoría de carácter metafísico entre la asociación entre sonidos, colores y otros elementos.



En 1927, en Paris, escribe “he descubierto una tremenda ley que une el color verde, la quinta musical y el calor. He perdido la alegría de vivir. El poder me produce terror. No escribiré más”. En este momento estaba pasando una crisis existencia, hasta el punto de retirarse a un convento.



Con la ayuda de una amiga, regresa a la vida laica, y decide de poner en práctica sus habilidades. A partir de los años treinta, su fama se difunde en los círculos de la aristocracia, de la cultura y de la política. Se le atribuyen encuentros con personajes del mundo de la política entre los que se encontraría Benito Mussolini, de Gaulle, del espectáculo, del arte y de la ciencia. Entre sus amigos se encuentran, Federico Fellini, Franco Zeffirelli, Cesare Romiti. En el único viaje que realizó JFK a Turín, a una de las personas que visitó fue a Rol. Sin embargo en este tiempo, Rol mantiene una actitud reservada y raramente aparece en público.

Muere el 22 de septiembre de 1994 en el Hospital de San Juan Bautista “Molinette” de Turín. Sus cenisas reposan en la tomba de la familia en San Secondo di Pinerolo, su pueblo de origen.



Pero por lo que es conocido Rol sin duda, es por sus presuntos poderes paranormales. En 1951 en un semanario, aparece un artículo, del escritor Dino Buzzati y posteriormente, en el Corriere della Sera, en 1965, aparece otro que hara que sea conocido por el gran publico, sin embargo su mayor popularidad llegará después de un artículo publicado por el periodista Renzo Allegri en el semanal Gente en 1977. A finales de los 60 y principios de los 70, investigadores de parapsicología lo invitaron a someterse a estudios, dichos estudios se publicaron en las paginas de la revista Metapsiquica (1966-1970) y en los cuadernos de Parapsicología (1970). Después de los artículos en estas revistas, en 1978 aparece en la primera pagina del diario La Stampa. Los artículos en Gente, con algunas modificaciones y la suma de otros materiales, se publicaran en 1986 como la primera biografía de Rol (Rol el increible, despues transoformado en Rol el Misterio)



De los numerosos testimonios de los cronistas, aparce la figura de un hombre increible, fuera del tiempo, dotado de poderes aparentemente ilimitados (telepatía, clarividencia, precognición bilozación, viajes en el tiempo, levitación, curaciones, telequinesis, materialización y desmaterialización de objetos etc.) que vivía una vida reservada, inmerso en la busqueda del conocimiento, rodeado de libros, enciclopedias y valiosos objetos antiguos, en una casa museo, rica de recuerdos napoleonicos. Rol era de hecho un forofo del emperador frances.



Existen muchos testigos, que cuentan casos extraordinarios que Rol había efectuado. Uno de estos casos, sucedió durante la segunda guerra mundial, al parecer, Rol salvó a unos partisanos de ser fusilados, diciendole al militar que iba a fusilarlos, que estaba cometiendo un error, pues esos hombres era inocentes, al preguntarle el militar que como estaba tan seguro, Rol le dijo, que estaba seguro, de la misma manera, que estaba seguro del texto de una carta, que dicho militar guardaba en un cajon de su escritorio en Alemania. Sea como sea, Rol pudo salvar a los partisanos, que no fueron fusilados.



Otro de los casos, fue el de la liberación del General Jamez Dozier, secuestrado por las Brigadas Rojas, al parecer Rol, había dado la localización de donde se encontraba dicho General, en agradecimiento a este hecho, recibio un telegrama de parte del presidente de los Estados Unidos Regan, agradeciendo su colaboración en la liberación de este General.



La fenomenología de Gustavo Rol se divide básicamente en dos categorías: por un lado aquellos que él llamaba experimentos, y por otro una vasta antología de prodigios de cualquier tipo. Los experimentos se desarrollaban entorno a una mesa, en su casa o en casa de otras personas. El número de los asistentes oscilaba, normalmente, entre las cinco y las diez personas. Los “instrumentos” generalmente se constituían de folios blancos extra y por barajas de cartas normales. Tanto los folios como las cartas normalmente eran nuevos, todavía confeccionados en sus respectivos envoltorios. Algunas veces alguno de los presentes (con frecuencia, un escéptico) traía de su casa, o recién comprados, sus barajas o sus folios. A través de sólo estos dos instrumentos, de los que hacían uso todos los presentes, de manera casual dependiendo de los temas que se trataban, Rol realizaba numerosas variantes de un esquema de fondo preestablecido, como podría hacer un músico de jazz que improvisa un motivo inédito pero que tiene como base el inconfundible ritmo del jazz. Cuanto mayor era la armonía entre los presentes, mejor era la “música” que se tocaba...

Remo Luigi, autor de Gustavo Rol. Una vita di prodigi (Gustavo Rol. Una vida de prodigios), ha sido testigo de muchos encuentros y da una descripción fiel de la típica velada de experimentos:

«Las veladas estaban divididas normalmente en dos partes: primero una charla, después los experimentos. Se discurría al menos durante una hora; y era sobre todo Rol quien orientaba la conversación afrontando un tema filosófico o de actualidad. O recordaba los años de juventud (...).

Pero había veladas en las que también le gustaba bromear, se olvidaba de los temas serios y se ponía a contar chistes. Y sabía ser muy divertido. A un cierto punto, generalmente hacia las 23, terminaba la primera parte de la velada. Rol proponía que se abandonaran los sillones y se pasara a la mesa, que siempre estaba cubierta por un mantel verde, su color favorito, el que le había dado inspiración en sus primeros experimentos. (...)

La atmósfera, digamos paranormal, se preparaba con las cartas. Delante de él había alineadas al menos ocho barajas de poker, cada uno con el dorso de un color y con un diseño distinto, casi siempre nuevas, porque el uso intenso las deterioraba fácilmente, o había que conservarlas, porque se habían convertido en “testigos” de un experimento en particular, con una o más inscripciones, que aparecían entre los palos sin su directa intervención. Podía suceder que, ante una baraja aún envuelta en su celofán tuviera la inspiración de empezar la velada justo a partir de ahí: establecida una carta, en la homóloga aún empaquetada hacía aparecer una marca a lápiz dejando el envoltorio intacto y sin tocarlo. (...) Los mazos los manejaba poco, los hacía barajar y levantar a los presentes. (...) Los experimentos de Rol con las cartas de juego – eran experimentos y no “juegos”, esto hace falta recordarlo – se hacían a veces en secuencias rápidas como una explosión pirotécnica. Hermosísimos, elegantes, viéndolos te dejaban anonadado pero al mismo tiempo con la impresión de que fuera una cosa natural, fácil. Por ejemplo: hacía mezclar siete barajas de cartas y de una octava baraja hacía elegir una carta, pongamos el siete de picas. Pasaba una mano por el dorso de las siete barajas alineadas y después daba la vuelta a la primera carta de cada baraja: ¡eran todas siete de picas! O: apoyaba en la mesa una baraja abierta a modo de abanico con el dorso en alto y pasaba el dedo índice por encima, como un arco o la aguja de un reloj. “¡Decidme cuándo paro!” decía. Cuando se decía alto, el dedo descendía hasta la carta que quedaba debajo que se extraía. Pongamos que fuera el tres de tréboles. Delante de él, estaban alineadas las siete barajas precedentemente mezcladas, todas con las figuras cubiertas. Cogía una y con un gesto rápido la lanzaba sobre la mesa de tal manera que las cartas se extendieran alineadas a lo largo de una recta. Aparecía todas giradas, excepto una que mostraba la figura: y era el tres de tréboles. Aún no se habían apagado las exclamaciones de los presentes, maravillados, cuando Rol lanzaba, una a una, las restantes seis barajas y todas las filas se alineaban mostrando cada una la carta girada: el tres de tréboles.»



Sin embargo como era de esperar, Rol cuenta con una serie de detractores, es el caso del prestigiador Aldo Savoldello, conocido mejor con el nombre de Silvan, que sostiene que esta en grado de replicar con truco, todos los presuntos fenómenos producidos por Rol. Reprodujo en efecto durante algunos programas en RAI1 en directo alguno experimentos y en otras televisiones, una lectura de un libro cerrado.



Sin embargo, otros magos, que asistieron a las sesiones de Rol, entre ellos Tony Binarelli, sostienen de no haber encontrado ningún tipo de truco.



Por su parte, el presidente del círculo de amigos de la magia de Turín, Marco Aimone, ha contado que pudo ver en acción a Ron en un restaurante y haber reconocido una técnica de metalismo.



Sea como sea, esta es la historia que hoy os hemos traído, esperamos que os haya gustado y la semana que viene, como siempre os contaremos una nueva historia.


Comentarios

Entradas populares de este blog