El Simposio de Pocantico



29 de septiembre al 4 de octubre de 1.997

Prefacio.

P.A. Sturrock (profesor de física aplicada en la universidad Stanford).

En diciembre de 1996, Sr. Laurence S. Rockefeller, presidente de la fundación LSR (Laurence R. Rockefeller), me invita a reexaminar con él, nuestra compresión del fenómeno OVNI.
Nos pusimos de acuerdo, sobre la gran ignorancia y la confusión reinante en esta materia.

He declarado, que este problema no será resuelto, salvo en el caso que un gran número de científicos se interesen por este tema y realicen un basto estudio, con una mente abierta.

Para fomentar este interés, el Señor Rockefeller, su colega el Señor Henry Diamond y yo mismo, hemos concebido el taller en el cual, los más eminentes investigadores en ufología, nos encontremos un grupo de 9 o 10 científicos, especialistas en diferentes áreas.

El taller, deberá concentrar sus investigaciones, sobre las pruebas materiales asociadas a los OVNIS, estuve de acuerdo en ser el director.

Este taller, constituye un ejemplo tipo de investigación científica, esponsorizado. Sostenida por la Sociedad de Exploración Científica, presento un proyecto a la Fundación LSR en febrero de 1.997.
Después de la negociación, el proyecto fue aceptado y los fondos necesarios fueron transferidos de la Fundación a la Sociedad.
El rol de la Sociedad es estrictamente administrativo, consiste fomentar y apoyar, no en controlar ni en dirigir.

En consecuencia, la responsabilidad de la dirección del taller y de la preparación de este informe, fue atribuido al director, es así como se realiza en la investigación esponsorizada.

El informe contiene los temas siguientes: Un resumen escrito por el comité de estudios científicos, una introducción, doce partes sobre diferentes categorías de pruebas materiales, una reflexión, sobre la manera de poner en practica las sugerencias del comité, una guía sobre la documentación anexa disponible sobre nuestra página en Internet y ocho apéndices.

Numerosos colaboradores han contribuido a la redacción de cada parte, ha excepción de los apéndices y las secciones en las que el autor es especialista.

Tengo el placer de dar las gracias calurosamente a Laurence Rockefeller, por el interés y el mantenimiento que ha manifestado para el proyecto. Doy igualmente las gracias a Henry Diamond y a Charles Tolbert, por su colaboración y a todos los participantes que han luchado con coraje por presentar y asimilar las informaciones complejas y que han trabajado durante meses para exponer sus ideas y sus recomendaciones, bajo la forma de un dossier que espero sea legible. 

Releyendo el informe Condon, que a jugado un rol muy importante en la historia de la ufología, me di cuenta, que el 31 de octubre de 1.968, el Presidente de la Universidad de Colorado, el Dr. J.R. Smyley, escribió en su carta dirigida al Secretario de La Fuerza Aérea: “Esperamos y deseamos que este informe, permita establecer el debate sobre la naturaleza de los OVNIS, en una perspectiva estrictamente científica. Creemos también, que estimulará la investigación científica en las direcciones que aportaran importantes descubrimientos”. 

Evidentemente, este taller de tres días es una modesta iniciativa comparada con el Proyecto Colorado que dura dos años y en el que colaboran la Fuerza Aérea y la C.I.A.

Por otra parte, todos los participantes en este taller, trabajan para el mismo objetivo y el mismo espíritu que el equipo del Dr. Smiley que efectuó e Informe Condo hace 30 años.



1.- Informe del Comité de Estudios Científicos.

V.R. ESHLEMAN, T.E. HOLZER, R. JOKIPII, F. LOUANGE, H.J. MELOSH, J.J. PAPIKE, G. REITZ, C. TOLBERT, y B. VEYRET



Del 30 de septiembre al 3 de octubre de 1.997, el comité de estudios científicos y los investigadores, se reunieron en el taller que organiza el Centro de Conferencia Pocantico en Tarrytown, Nueva York.

El comité y el director del taller, también se reunieron en San Francisco del 28 al 30 de noviembre de 1.997.

Los participantes han abordado la cuestión de los informes de los OVNIS, que persisten a lo largo del mundo desde al menos 50 años.

Los investigadores han sido invitados a presentar al comité sus mejores evidencias.

Como resultado de estas presentaciones, parece ser, que al menos algunos de estos fenómenos son difícilmente explicables.

El comité se ha centrado en los estudios de incidentes, incluyendo las pruebas físicas, todo ello siendo a la vez plenamente consciente, de los riesgos de apoyarse exclusivamente en los testimonios y añadiendo la importancia de las medidas físicas, para analizar las diferentes hipótesis.

Puede demostrarse útil, estudiar cuidadosamente los Informes de OVNIS, para descubrir informaciones sobre los fenómenos extraños actualmente ignorados por la ciencia.

Si embargo, para ser creíble para la comunidad científica, tales investigaciones, deben ser llevadas en un espíritu de objetividad y una voluntad de examinar las hipótesis contradictorias.

La historia de la ciencia cuenta con diferentes ejemplos de fenómenos que fueron en principio rechazados y tratados como fabulas, posteriormente aceptados. Hace 2 siglos, los meteoritos (considerados entonces como piedras que caían del cielo) pertenecen a esta categoría.
Es desde hace relativamente poco, que la existencia de fenómenos efímeros, como los rayos en bola y los farfadets (“duendecillos” o rayos duende, sprites en ingles, aparecen en grupos de dos o tres, en los relámpagos potentes, en la mesosfera, alta atmósfera. Nota del traductor) ya no se ponen en duda.

Esta claro, que al menos, algunos incidentes, han sido debidos a fenómenos raros pero específicos: la actividad eléctrica por encima de las tormentas (los farfadets por ejemplo) o los casos inhabituales de propagación de ondas de radar.

Pero alguna de las pruebas presentadas no han convencido al comité, de que se trate de un fenómeno físico actualmente desconocido o debido una inteligencia extraterrestre.

Algunos casos podrían estar ligados a actividades militares secretas.

Resulta que la mayoría de las investigaciones sobre los OVNIS, se han llevado a cabo, con un rigor excesivamente insuficiente, teniendo en cuenta los criterios de la investigación científica.

Sin embargo, el comité alaba el espíritu de iniciativa y la devoción de los que han hecho prueba los investigadores que se han esforzado en abordarlo de manera metódica, un problema complejo, descuidado durante mucho tiempo por la comunidad científica y que han cuidadosamente archivado y analizado los datos recogidos.

El comité ha concluido que sería poco probable, que un estudio más profundo de las evidencias presentadas en el taller, permitan aclarar las causas de los informes.

Al menos, el comité considera que el estudio y análisis científico de nuevos datos, (en particular para sucesos recurrentes y bien descritos) podría llevar hacia nuevos descubrimientos.

En este caso, los científicos podrían contribuir a resolver el problema de los OVNIS.

El Comité formuló las siguientes observaciones:

  1. El problema OVNI es complejo y es poco probable que exista una única solución.

  1. El estudio científico de todas las observaciones inexplicables permitirá aumentar nuestros conocimientos.

  1. Las investigaciones deberán centrarse en los casos con mayor número de pruebas materiales y de los testimonios más fiables.

  1. Encuentros oficiales y regulares entre ufólogos y los científicos podrían ser fructíferos.

  1. Sería deseable, que las instituciones ayuden a la investigación en este tema.

  1. El GEPAN/SEPRA del CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales Francés) constituye desde 1.977 una referencia, modesta pero eficaz, en materia de recogida y análisis de informes OVNIS.

  1. A la vista de las pruebas presentadas en el taller sobre las radiaciones sufridas por algunos testigos de OVNIS, el Comité, llama la atención de los servicios médicos, sobre el peligro potencial sobre la salud ligada a los OVNIS.

El Comité igualmente revisa algunas conclusiones expuestas en 1.968 el Dr. Edward U. Condon, director del Proyecto Colorado.

Él habría afirmado que “desde los últimos 21 años, ningún estudio sobre los OVNIS ha hecho avanzar la ciencia” y que “no podemos justificar el continuo estudio de los OVNIS, con la esperanza de hacer avanzar la ciencia”.

El comité aprueba la primera conclusión, que sigue siendo pertinente, pero juzga que el estudio de un fenómeno inexplicable ofrece siempre la oportunidad de mejorar los conocimientos científicos.

El comité considera que los progresos científicos y tecnológico actual, hacen que sea más probables en nuestros días estos avances, que en 1.967 y se basa en el modelo GEPAN/SEPRA, para la organización del tratamiento de los datos.

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog