Carlos Iurchuk : Entrevista a Carlos Ferguson





Carlos Alberto Iurchuk
La Plata - Argentina
carlosiurchuk@gmail.com


Miami, 25 de febrero del año 2001. Me encuentro con Carlos Ferguson, un encuentro casi casual a miles de kilómetros de Argentina. Y cuando uno se aleja del país, se aleja de lo que hace comúnmente, generalmente uno tiene más tiempo para la reflexión, y ve las cosas desde otro punto de vista, con otra perspectiva. Así que casi finalizando mi viaje a Estados Unidos vamos a pedirle a Carlos que haga una breve reflexión sobre algunos temas relacionados con la investigación OVNI y con todo lo que rodea al fenómeno OVNI.

Carlos, ¿cuál fue el saldo de tu viaje a Miami y los contactos que hiciste acá a nivel ufológico?

Antes que nada un gusto encontrarte acá y poder compartir un encuentro ufológico argentino a tantos miles de kilómetros.

El saldo ufológicamente hablando es altamente positivo ya que el objetivo principal al venir a Miami era encontrarse con el Dr. Willy Smith, que es un físico director del proyecto UNICAT, una persona con muchos años en el tema y además fue la mano derecha del Dr. Joseph Allan Hynek, quien fue para nosotros el investigador número 1 del mundo. De manera que encontrarse con el Dr. Smith, que desde el año ´84 yo particularmente no me encontraba, fue todo un placer. Y además con otro investigador, Richard Heiden, de Estados Unidos también. Pero lo más rescatable fue tal vez la impresión que tuvo Smith del boletín de la RAO y del nivel de este boletín, del último. Creo que es muy saludable que una persona de la capacidad del Dr. Smith, que para mí es uno de los elementos más importantes a nivel mundial, un referente, creo que ha sido altamente positivo, especialmente para la RAO.

Después actividad en cuanto al fenómeno OVNI aquí de grupos está el investigador Sánchez-Ocejo al cual no pude conocer, del Miami Ufo Center, por cuestiones de tiempo uno tampoco pudo estar donde se hacían las reuniones [Nota de Carlos Alberto Iurchuk: Finalmente el encuentro entre Carlos Ferguson y el Dr. Virgilio Sánchez-Ocejo se realizó después de este reportaje en la residencia del Dr. Smith]

Hablanos un poco sobre como te iniciaste en el tema OVNI.

El inicio en el tema OVNI fue el avistaje de un objeto volador no identificado en Buenos Aires, en Capital Federal, y yo diría que a diferencia de muchos colegas investigadores, directamente comencé habiendo observado la presencia de un objeto no identificado. Esto fue hace 25 años y fue el puntapié que me hizo interesar directamente en el tema. Fue una observación en pleno día con varias personas, una observación a muy corta distancia, y a partir de ahí fue que uno comenzó a bucear en toda la cuestión de la temática OVNI. Así que es muy distinto el acercamiento que tuve a diferencia de otros colegas que jamás vieron nada y tienen otro enfoque.

Y después de todos estos años de investigación del tema, ¿cuál es tu idea sobre el fenómeno OVNI?

Eso yo justamente lo estaba pensando cuando cumplía los 25 años de investigación que fue acá en Miami, en enero de este año 2001. La idea íntima, cada uno tiene la suya, es que estamos ante un fenómeno, no voy a decir nada nuevo, completamente novedoso, original e impredecible. Pero si yo tuviera que fijar una idea sobre qué es el fenómeno o la procedencia, realmente no la tengo. Uno puede especular con viajeros del espacio y otras series de cuestiones que no son más que especulaciones. Pero en el fondo el fenómeno OVNI viene a ser como una especie de rompecabezas sin resolver que creo que es un poco lo que nos motiva a todos, tratar desentrañar la cuestión. Lo que sí está claro es que es evidentemente un fenómeno que se presenta ante distintos testigos de distintas condiciones socio – culturales, mantiene un carácter geográfico temporal por lo menos ininterrumpido y además tiene una estructura propia. Estos son los tres ejes fundamentales del tema OVNI y yo creo que a partir de esos tres ejes uno puede llegar a la conclusión que hay una cierta evidencia digna de un análisis científico. Y en eso estamos.

¿Cómo surgió la idea de fundar la RAO?

La primera persona que esbozó una especie de RAO fue el Dr. Oscar Galíndez en la desaparecida revista "OVNIS, un desafío a la ciencia". En una de las editoriales el hablaba de eso. Hubo otros investigadores, estudiosos y yo diría participantes, llamémosle así, que por más fama y más notoriedad hayan tenido en la Argentina jamás hicieron nada por un proyecto federal. Yo pude participar en algunos de esos grupos y con una de las personas que es más conocida en Argentina por el tema y cuando se le planteaba de hacer algo así a nivel nacional lo único que quería era tener una red de corresponsales a su servicio, pero nada auténticamente federal.

Cuando en el año ´86 sino me equivoco, fue un congreso de la FAECE en Buenos Aires, con Luis Burgos y Claudio Miszka, pergeñamos una idea de que había que hacer algo. Que había que hacer algo ¿por qué? Porque ese congreso del año ´86 mostró una serie de falencias no en cuanto a la organización sino en cuanto a las tendencias. Las tendencias eran totalmente dispares, era un congreso donde podía estar hablando un científico de primera línea y a los dos minutos estaba hablando un delirante de tipo seudo – místico. Y entonces la idea fue, en la puerta del hotel "Columbia Palace Hotel" que queda en Avenida Corrientes, quedamos en concretar, por lo menos en los papeles, un esbozo de lo que sería una red.

Y después esto se pudo concretar en el año ´91. En realidad nosotros en Mar del Plata con el grupo CIOM, porque yo me establecí en Mar del Plata, se estableció una idea de que había que hacer la red. Y en el año 91, el 24 de junio, organizamos el "Segundo Congreso de Ovnilogía Marplatense". Entonces desde 7, 8 meses antes el grupo de Mar del Plata veníamos preparando la forma de cómo lanzar la Red desde esa ciudad. Se logró un cierto consenso en cuanto a la cantidad de invitados, logramos unas condiciones muy importantes para que puedan venir una gran cantidad de investigadores, y recuerdo que fue el día posterior a la primer jornada se lanzó la Red y lógicamente con el apoyo de todos los participantes que estaban ahí. Así que la Red en cierta manera nació allí de una manera un poco improvisada pero realmente estábamos muy firme en que había que lanzarlo y desde ese año hasta ahora ininterrumpidamente continúa.

Lo más importante que fue una cosa sorpresiva, lo que queríamos es que visiten Mar del Plata la mayor cantidad de investigadores. Habíamos hecho un congreso en el año ´89 donde solamente habían participado tres investigadores: Luis Burgos, Luis Pacheco y Rubén Romano. Entonces era evidente que para lanzar una red teníamos que tener por lo menos a la gran mayoría de los investigadores, y por suerte se pudo lograr

¿Qué nos podés decir de los miembros que integran la RAO o que integraron en algún momento la RAO?

Cada uno tiene un logro importante. Lógicamente, como en todos los órdenes de la vida, acá hay dos cuestiones, por un lado a veces se mezcla la amistad para el tema de lo que son responsabilidades en cuanto a una organización. Ahí a veces puede haber problema porque hay algunas personas que quizás participaron en la RAO que sobreentendieron que la amistad estaba por encimas quizás de una responsabilidad dentro de la RAO. El costo siempre lo asume el coordinador, y lógicamente como nosotros venimos acostumbrados a un sistema totalmente piramidal, está siempre esa cuestión de que, digamos, los grupos estaban todos diseminados cada uno por su lado, está esa cuestión de que hay prioridad con uno y con otro lo cual no fue así. Lógicamente que cada uno tiene afinidad con más personas o menos personas. Pero en definitiva, por lo menos hoy la gran cantidad de investigadores argentinos están ligados a la RAO. Después, como en todos los órdenes de la vida, quedan grupos o personas en el camino que no se adaptaron al sistema, no quiere decir que no hayan hecho lo posible para seguir en la RAO, pero no se adaptaron a un sistema donde la idea de la RAO es que cada grupo se destaque como grupo pero que a su vez haga un esfuerzo dentro de una comunidad, y ahí es donde a veces cuesta. Hay grupos o personas que quizás ingresaron a la RAO aspirando a cargos o a jerarquías y después con el tiempo quedó demostrado que no se iba a concretar.

Pero hoy en día tenemos una gran cantidad de investigadores y público y tenemos la fortuna de tener pioneros como Ruth Gerstel, tenemos a Oscar Uriondo, miembros honorífico como Daniel Perissé y otras personalidades que participan en la RAO, sin desmerecer lógicamente a los jóvenes que son la nueva camada de investigadores.

¿Cuál es tu análisis sobre estos 10 años de existencia de la RAO?

La RAO ha dado una vuelta de página totalmente a la ufología argentina. Mal que le pese a algún escéptico, o algún negador, o alguno que todavía insiste que la RAO pasa desapercibida. En realidad la RAO fue la más transgresora de todas las organizaciones. Rompió con todos los esquemas de la ufología de los años ’80, allí estaba muy definido como venía la mano, es decir, venían todas las tendencias juntas, una gran discordia interna, y la RAO rompió con todo eso. Definió el aspecto que se quería seguir, que era la objetividad o la seriedad, digamos que abrió las aguas en cuanto a las tendencias místicas que se abrieron por su lado. Por otro lado, en cuanto a la parte escéptica ocurrió exactamente lo mismo, y yo creo que en ese sentido los logros de la RAO son muchísimos, son más de 15 logros importantes que tiene la RAO hoy en día que se han logrado en 10 años y hay otros por hacer también. Hay hechos que son totalmente inéditos, por ejemplo, un voto democrático generalizado. Por ejemplo, no la casuística porque las casuísticas se han hecho en Argentina varias veces, pero por ejemplo sí las Jornadas Científicas que se han inaugurado el año pasado. Un montón de acuerdos y logros, la comunicación ininterrumpida, una colaboración económica general, lo cual siempre ha sido difícil porque siempre eso se mal interpretó o hubo que sortear problemas en la RAO en estos 10 años, justamente en todo sentido. En el sentido humano, como yo te comentaba antes, por los roces con algunas personas que no entienden que se adaptan a un colectivo si se quiere. Es como los médicos o como cualquier otra actividad o profesión, es decir, cuando uno se inscribe en una institución, un colegio, hay que adaptarse a ciertas normas. No siempre eso fue entendido así.

Por otro lado, algunos continúan por ejemplo no adaptándose, no en cuanto a la conducta, pero sí en cuanto al sistema operativo. Por ejemplo, hay investigadores que...

Justamente, la cuestión de las conductas tiene que ver un poco como es la forma de ser, como somos todos. Venimos de una sociedad, especialmente en nuestro país, que prioriza más el individualismo. En ese sentido cuesta adaptarse a ciertas normas, y además, yo creo que concientemente muchos forman la idea de que quieren pertenecer a algo mayor pero, claro, está siempre esa cuestión de no perder la individualidad. Por eso en la RAO se quiere priorizar la individualidad en base a todo un esfuerzo conjunto.

Además la RAO pasó otras dificultades, además de las humanas, que son siempre las más insalvables en cuanto a la faz económica, porque lógicamente había que crear una especie de sistema donde la comunicación no se cortara pero a su vez había que solicitar cierta colaboración. Durante un par de años nosotros pudimos acortar los gastos pero después ya no.

Yo creo que todos esos problemas serios se fueron sorteando en forma admirable. Siempre estuvo la entrada y salida de miembros, principalmente la entrada de miembros que están desde el primer momento, pero como yo te decía, hay excelentes personas que siempre tienen esa cuestión que les cuesta de repente mantener por ejemplo la comunicación trimestral y ese tipos de cosas, y lógicamente quedan también desfasados.

Pero bueno, la gran mayoría de los que están hoy están totalmente adaptados al sistema y creo que el saldo de la Red ha sido formidable. Pero la impresión también que te quería comentar es que como que dio una vuelta de página que ya no se puede volver atrás. Es decir que hay personas hoy o grupos, o, no sé, hay tendencias que están dando a entender que habría que juntar todas las tendencias nuevamente. Es decir, las místicas, las escépticas, yo las defino así en tres, pero vos sabés que en el tema OVNI hay una diversidad muy grande de personajes y con distintos fines. Pero es como que dicen que hay que juntar todo de nuevo y eso no sólo no va a ocurrir sino que además si ocurriría sería algo nefasto y sería volver a 15, 20 años atrás. Porque es imposible juntar el agua con el aceite. Es imposible congeniar un discurso de un aspecto técnico del fenómeno con alguien que dice que estuvo charlando con 35 comandantes en el medio del campo.

¿Cuáles son las próximas metas de la RAO?

Hay varios proyectos, algunos de los cuales está generado por los propios miembros. Por ejemplo, Jorge Dewey aportó un proyecto muy interesante que se va a concretar en el próximo congreso que es hacer una participación más integral del investigador con el público. Así que se va a hacer, esperamos con gran participación del público si este congreso se concreta en Mar del Plata, una especie de actividad paralela a las ponencias y paralela también a las Jornadas Científicas. Eso por un lado.

Por el otro lado, el próximo 24 de junio hay otra jornada de la RAO, pero ya no de observación, porque ahora están de moda las jornadas de observación, pero la idea que se promueve ahora para el 24 de junio es la de una jornada de Difusión y Esclarecimiento con la participación de todos los miembros RAO que se pueda. Es decir, en cada lugar en que se encuentren, los miembros RAO van a llevar una gacetilla de difusión a los medios, sea radio, televisión o diarios. La idea también tiene que ver con esto que yo te decía de sentar un precedente o que por lo menos la gran mayoría de público argentino, a través de esos medios, se entere de que hay una alternativa distinta a la de la charlatanería, el fraude u otras que están pululando en este momento en el tema OVNI.

Esto no quiere decir que nosotros nos creamos una elite ni los mejores, ni una raza privilegiada. Simplemente creemos que nuestra alternativa también tiene que ser conocida, y creemos que el público en Argentina no conoce la alternativa de la RAO. Está conociendo otras cosas, está conociendo el circo OVNI, algunos mitos, gente inclusive que jamás ha investigado un caso y que habla del nombre del Fenómeno OVNI, o una gran cantidad de ideas falsas que algunos medios de difusión con algunos personajes se encargan de trasmitir. Entonces la idea es un poco que la gente conozca a la RAO y que vea que hay una alternativa totalmente distinta. Ni mejor ni peor, pero por lo menos distinta, es un camino que queremos seguir

Volviendo un poco a tu vida personal, ¿cuáles son tus proyectos que han quedado inconcluso a nivel personal con el tema OVNI?

Hay tres libros terminados pero no publicados. Ese sería uno de los proyectos. Después hay otros más. Lógicamente la idea que siempre rondó es la de crear un especie de centro realmente físico en Mar del Plata con la investigación del tema. Otro sería la cuestión a nivel oficial, que siempre quedó inconclusa en Argentina. Es decir, hay muchas. Lógicamente que en Argentina no escapamos a un problema ninguno de los grupos que estamos, ni de personas, que es el tema de los medios ni de las prioridades. Ante la situación de crisis a nivel general es muy difícil que uno pueda escapar a eso entonces es como que el tema queda relegado y uno tiene que priorizar la vida personal. Eso no ocurre así en Europa y en algunos otros países donde uno puede ver que hay investigadores que realmente pueden desarrollar a la ovnilogía a nivel profesional y se manejan de otra manera.

Pero por otro lado también uno rescata que ha podido cumplir por lo menos el 80% de lo que tenía pensado hacer: la RAO, los congresos, un grupo en la ciudad, llegar con ciertos contactos a nivel oficial. Algunas cosas se han logrado y otras lógicamente está siempre la idea de concretarlas. Más que nada publicar ese material de los tres libros, especialmente uno de ellos que tiene que ver con el fenómeno aterrizaje y donde hay una gran cantidad de material inédito, hay más de 700 casos, es todo, prácticamente todo el historial argentino de casos de aterrizajes.

Y quizás, uno el sueño es también concretar algo a nivel nacional con el tema en cuanto a la difusión. Pero creo que si se haría algo así, no debería ser ya tanto a nivel personal sino entre varios grupos o investigadores. Ya creo quedó comprobado que la idea del investigador que resuelve solo los casos está desechada.

¿Cuál fue el momento más feliz con el tema OVNI?

Con el tema OVNI, yo diría que hubo varios pero principalmente el momento, digamos más importante, fue la visita de los miembros de la Fuerza Aérea Uruguaya a Mar del Plata, otorgando menciones a la RAO por la actividad. Eso en cuanto a la RAO.

En cuanto a la faz personal, hubo varios momentos. Rescato todos los congresos, todas las amistades, lo que se mantiene hoy con un montón de investigadores; las investigaciones en sí, creo que no hay momento más apasionante para una persona que está en el tema que ir a los lugares de los hechos a hablar con la gente, esos momentos inolvidables con los testigos. Y bueno, después, como yo te decía, a nivel personal hubo otros: la radio, durante un año manejar un programa de radio que fue nominado al premio "Faro de Oro" en Mar del Plata.

¿Y el momento más decepcionante?

El momento más decepcionante en el tema en sí fue a los comienzos cuando uno se hacía a la idea de que se podía concretar algo con algún conocido personaje y realmente fue más que decepción. Ese fue uno de los momentos más decepcionantes. Creo que uno aprende igual de todas las experiencias, por lo menos en la parte operativa yo aprendí siempre. Pero, bueno, algunos hechos así a nivel humano que dejan bastante que desear. Y después también, el no reconocimiento a nivel oficial, cuando uno ve que golpea puertas y llega hasta un determinado límite y ve que no ocurre más nada que eso. Y a veces también hay decepciones en cuanto a... lo que les pasa a todos los investigadores cuando asistimos ante un medio de difusión y nosotros sabemos que simplemente están lanzando una noticia que es un verdadero fraude y... bueno, son momentos, digamos, de decepción.

Después hubo momentos difíciles en algunas investigaciones. En uno de los libros están algunas de las anécdotas y creo que todos los investigadores los han pasado. Pero auténticamente difíciles. Situaciones inclusive con alguna secta o investigaciones en lugares a veces inaccesibles que, sin apoyo alguno, uno tiene que manejarse por esos lugares.

Pero el saldo igualmente siempre es positivo. Uno aprende de todas las cosas.

¿Quiénes son tus referentes en el tema?

En Argentina el Dr. Oscar Uriondo y Oscar Galíndez. Hay unos referentes que yo diría que son los pioneros que son Ariel Rietti y Cristian Vogh, que son los auténticos pioneros en Argentina del tema OVNI. Eso en Argentina. Y en cuanto al exterior, el Dr. Hynek, Vallee, Aimé Michel, el Dr. Smith, creo que son los más importante.

En Argentina yo creo que los que nos dejaron la senda son estos que yo te comenté recién. Después hay personas que hace mucho tiempo que están en el tema, por ejemplo Guillermo Aldunatti, quizás en alguna idea no coincidamos, pero se puede rescatar tremendamente su trayectoria.

¿Dentro del tema OVNI cuál es el área que más te interesa?

El área es la estadística. Yo creo que igual hoy el investigador o la persona que estudia tiene que tratar de cubrir todas las áreas en lo posible. Esa dicotomía que algunos lanzan de "investigador de campo y de escritorio" es un tema obsoleto que ya quedó atrás, no sirve para nada. Pero es evidente que en cuanto al fenómeno la estadística es la herramienta fundamental. ¿Por qué? Porque ya lo dice Jaques Vallee, nosotros tenemos que basarnos en lo que dicen grandes hombres de ciencia en el tema OVNI, ha escrito infinidades de veces que lógicamente tomar casos aislados no es aconsejable. Lo aconsejable es darle todo el peso estadístico. Lógicamente una estadística que tenga cierta depuración. Una estadística sin depuración el resultado es muy subjetivo.

Pero la estadística lo que define son las tendencias generales que tiene el tema, y eso es lo importante. Porque uno en el tema puede ver que hay tendencias particulares pero después están las tendencias generales. Y las particulares son todos casos aislados, pero eso todo suma en la estadística y llega a las generales. Y ahí en las generales uno se encuentra, por lo menos en los casos de aterrizajes, que hay un montón de cosas que se están difundiendo en Argentina y en el mundo que estamos yendo hacia un mito, que se están generando a partir de una serie de ideas que no se conforman con la realidad. En la Argentina uno analiza estadísticamente cuales son los lugares que se han visto más OVNIs y llega a la conclusión de que, haciendo un testeo con miles de casos, llega a la conclusión que hay un par de lugares que se promocionan constantemente que son los elegidos por los OVNIs y uno llega perfectamente a comprobar que no es así gracias a la estadística. Y así en un montón de ítems. Así que creo que la estadística es la herramienta clave del investigador.

Lógicamente que es un camino muy lento, pero es un camino seguro. Es mucho más seguro que otros caminos de especulación.

Te pido ahora que me menciones dos o tres anécdotas, ya que vos has dado charlas, has participado en investigaciones, en congresos, y seguramente de todas esas actividades uno rescata alguna anécdota que puede servir también como una experiencia para otras personas.

Sí, hay infinidad. En cuanto a los medios de difusión recuerdo por ejemplo, una participación en un canal de televisión de Buenos Aires donde hubo una indirecta proposición para que no mostraran un documento oficial de la Armada Argentina frente a las pantallas, el programa iba en vivo y en directo, y esta advertencia fue realizada en el corte de cámara, y recuerdo que al salir al aire mostré el documento con lo cual no me invitaron nunca más.

Después, en cuanto a las charlas, hay infinidad. Recuerdo particularmente una donde hubo un cierto recelo con algún grupo de tipo místico en la ciudad de Villa Gesell.

En la investigación también, creo que todos la tenemos. Inclusive tengo armado un material donde yo le pedí a todos los investigadores que manden las anécdotas más importantes que han logrado en la investigación de campo. De esas hay también muchas. Algunas no son tan alegres. Recuerdo en algunos viajes de investigación algunas situaciones penosas y también están algunas trágicas. Por ejemplo hubo, a nivel personal, conocer alguna persona que estaba trabajando en una secta que se pegó un tiro y murió con la idea de que se iba a encontrar con los "hermanos del espacio".

En alguna oportunidad hablando con un ex presidente, Arturo Frondizi, ex presidente de la nación, hablando sobre los fenómenos esos famosos submarinos fantasmas que aparecieron en enero del año sesenta en Argentina, charlando sobre ese tema en particular.

Y también a nivel oficial, las puertas que uno ha golpeado en cuanto a tratar de desentrañar un poco el material a nivel oficial en Argentina, que eso tiene, ahora no daría para contarlo, pero hay unas cuestiones que son realmente muy jocosas en cuanto a las vueltas que uno tuvo que dar para llegar a determinados lugares, y llegado a ese lugar se encontraba con que negaban, digamos, todo el material que uno había dejado en ese lugar. O sea que era como trasponer diez puertas y volver al mismo lugar donde uno había empezado. De eso hay montones de cosas que ocurren en el tema OVNI.

Pero creo que las más interesantes se han dado en cuanto al periodismo, por lo menos en Mar del Plata. Recuerdo también supuestas flotillas de OVNIs en Mar del Plata que eran difundidas por algunos medios y cuando uno llegaba al lugar no era más que barcos de pesca y cosas por el estilo.

¿Crees que está todo dicho en el tema OVNI?

No, justamente todo lo contrario. Que todo lo que se ha dicho creo que hay que recomenzar y que no está nada dicho. El fenómeno es totalmente impredecible, lo más atrayente que tiene. Es un fenómeno que no lo podemos manejar. El hombre, como yo te decía antes, ve que pasan sus años y que en cierta manera él se siente impotente porque no puede explicar una cosa. ¿Entonces qué hace? La postura que no es racional, o en este caso, la postura no científica, sería, bueno hay que explicarlo de alguna manera. Inconscientemente se revela el hombre contra ello y trata de explicarlo. La postura del científico como Hynek es seguir manteniéndose en su conducta porque si él no podía explicar el fenómeno, podía dar una interpretación personal pero nada más.

Entonces creo que no está nada explicado, que el fenómeno nos puede abrir una página impredecible el día de mañana, y eso es lo más atrapante que tiene: que no lo manejamos nosotros, que no lo podemos a nuestro antojo hacer lo que nosotros queremos. Lo más lindo que tiene el fenómeno OVNI es eso.

El 30 de julio del 95, para nosotros hay una historia en el fenómeno OVNI. El 31, a las 24 horas, ocurrió el caso Bariloche y ya el caso Bariloche abrió una nueva página en el tema OVNI. Y así con cada caso. Cada caso te va dando un pequeño aporte. Lo interesante sería que uno pudiera encontrar el libro completo y no solamente frases aisladas.

Tu reflexión sobre la posición de la ciencia o los científicos con respecto al tema OVNI.

La ciencia realmente a nivel global no ha hecho nunca una investigación sobre el fenómeno OVNI. A nivel aislado, por suerte, hay varios científicos que se dedican a la investigación, y científicos de gran valía como fue el Dr. Hynek, Jacques Vallee, el Dr. Smith, es decir, personalidades a nivel mundial que han dedicado muchos años de su vida a la investigación.

Evidentemente nunca hubo un esfuerzo serio de la ciencia para la investigación y creo que es fundamental que la ciencia se aboque a la investigación no sólo del tema OVNI sino de cualquier otro tema. Lo que no puede hacer la ciencia o algunos científicos que hablan en nombre de la ciencia, que es totalmente distinto, es decir que un fenómeno no existe o invalidar un fenómeno cuando todavía no lo han investigado.

Una de las anécdotas, por ejemplo, que yo no te comenté antes es que había un científico en un canal de televisión que constantemente ridiculizaba y negaba a los investigadores de OVNIs y al tema OVNI en sí. En un corte de transmisión por las propagandas este hombre dijo: "Por favor no vayan a mencionar que yo investigué no más de dos o tres casos". Cuando volvimos al aire, lo comentamos abiertamente y este tipo no sabía donde meterse, un astrofísico muy famoso de Buenos Aires, con grandes conocimientos científicos. Pero evidentemente el hecho que la persona tenga un título colgado en la pared, y por más que sea un premio Nobel, no implica de que él invalide una temática cuando no la investigó.

Y como también decía el Dr. Galíndez, en alguna editorial de su revista, "la ciencia es una particularidad que nos atañe a todos". Es decir, lógicamente que un científico tiene una preparación, un fogueo, en la universidad totalmente distinto al que puede tenerlo el que no lo hace, pero la ciencia nos pertenece a todos por igual. Hay pasos metodológicos y hay grandes hombres de la humanidad, que sin ser científicos, lograron avances científicos. Por ejemplo los hermanos Wright. Mientras un astrónomo como Simon Newcomb, astrónomo y matemático muy famoso aquí en Estados Unidos, dos meses antes del primer vuelo decía que es imposible que el hombre se eleve en una máquina más pesada que el aire, los hermanos Wright que eran unos granjeros, sin haber jamás participado en una universidad hicieron posible el primer vuelo.

Entonces, yo creo que hay un gran prejuicio desde la ciencia, porque hay una creencia en gran parte de los científicos y en algunos escépticos especialmente, la creencia predominante de que el fenómeno OVNI viene desde el espacio. Entonces como, lógicamente, las estrellas más cercanas están a varios años luz la primera idea que surge ante esto es "el fenómeno OVNI no puede existir" y son todos delirantes los que están en ese tema.

Pero como decía Hynek en algún escrito también "eso es como poner a un carro delante de los bueyes", no los bueyes delante del carro

Una reflexión sobre la ufología argentina y la ufología en el Cono Sur

La ufología argentina dentro de todo ha superado algunos problemas de estas tendencias que yo comentaba antes, hay otras que no las ha podido superar, pero dentro de todo hay una gran cantidad de investigadores en la Argentina que tienen la idea de desentrañar al tema y quieren hacerlo en forma seria y objetiva.

En Latinoamérica yo creo que el ejemplo más destacable es el de la Fuerza Aérea de Uruguay. Yo creo que la tarea de los uruguayos en cuanto a la investigación oficial del tema no tienen parangón en toda América.

Y después en cuanto a Latinoamérica, están muy aislados los países. Prácticamente nosotros no sabemos lo que hacen en Bolivia, en Perú, con el tema de la investigación OVNI. Hay todavía grandes prejuicios de tipo regional. Recuerdo que hace un tiempo alguna persona en Chile decía de que nosotros en la Argentina exagerábamos la cantidad de casos que había. Y resulta que si uno toma el territorio chileno y ve que Chile en Argentina entra varias veces, y en Chile se da una cantidad de casos importante, no tenía nada de raro. Ni tampoco, digamos, el sentido de que haya más casos o menos casos en Argentina, más o menos casos, esos son diálogos totalmente infructuosos que no tienen sentido.

Entonces es como que hay un desconocimiento de lo que se hace en otro país. Pero creo que cada país tiene que buscar su línea de investigación. Nosotros en Argentina con la RAO creo que hemos encontrado un camino que, como yo te decía antes, es totalmente inédito.

Pero bueno, cada país va a encontrar su forma de trabajo. Uruguay lo encontró en la comisión oficial. Lo importante es que el tema se investigue en todos lados, no se tape nada y que todos los casos puedan ser dados a conocer a la luz.

¿Hace falta un mayor esfuerzo por parte de los ufólogos para la investigación y difusión del tema?

Sí, el esfuerzo nunca es menospreciable. Es importante porque, en especial nosotros en la RAO, porque la RAO no es muy conocida a nivel nacional. Entonces es muy, muy loable de que cada miembro RAO pueda aunque sea aportar su grano de arena en un boletín, en una radio FM / AM, en una entrevista televisiva, y dar a conocer no sólo la actividad particular sino qué es la RAO, que es toda una organización que está compuesta por personas desde Salta a Tierra del Fuego y desde la cordillera hasta el mar.

De todas maneras creo que se puede conjugar más esfuerzo para lograr mayores objetivos. Nos tenemos que fijar objetivos más ambiciosos y tratar de lograrlos. Y se pueden lograr algunas cosas. Yo creo que los diez años de la RAO nos dio la experiencia de que con cierta tenacidad, paciencia y buena voluntad se han logrado infinidad de cosas.

Finalmente, le pregunta del millón: ¿cuál es el origen para vos del fenómeno OVNI?

El origen es totalmente incierto. Creo que grandes investigadores del mundo no han podido responder esa pregunta y tenían muchos más casos analizados y años de investigación, y mucha más preparación científica. De manera que no hay ninguna posibilidad de atisbar de dónde procede este fenómeno. Lo que sí está claro es que es un fenómeno original, que es un fenómeno que tiene unas evidencias, y tiene como yo te decía un carácter geográfico temporal, sociológico y operativo muy concreto, que eso, esa evidencia, no puede desecharse. De ahí en más todas son especulaciones. Yo creo que todas las discusiones en el tema OVNI, de escépticos, de místicos, no místicos, serios, no serios, todas las discusiones vienen a raíz del origen del fenómeno.

Y en realidad, primero hay que analizarlo. Porque si no está bien analizado como podemos saber lo que hay más allá. Y acá nos encontramos con eso, con que el origen es totalmente incierto.

De todas maneras pienso que no hay que cejar en el intento aunque nos lleve una vida u otras generaciones futuras lo vayan a develar. Creo que hay que seguir intentando aunque uno no pueda. Y si se encuentra con una barrera tiene que tratar de buscar otras alternativas. El hecho de decir porque se encontró con la barrera hay que abandonar la búsqueda o cambiar de teoría, bueno, el cambio de teoría es válido dentro del paradigma científico pero no se puede decir que está todo agotado cuando uno no es el que maneja las herramientas. En este caso nos encontramos con la fascinante posibilidad de que nosotros podemos analizar, medir hasta un cierto límite y hay aparentemente un fenómeno que está más allá que es el que maneja también sus hilos y en el fondo eso también le molesta, al ser humano nos molesta, y nos hace dar cuenta o ponernos impotente de que no podemos explicarlo totalmente.

Sé que para vos que hayan transcurrido casi sesenta años del inicio de la era oficial del tema OVNI y que todavía sea una incógnita es principalmente debido a que el fenómeno en sí es muy evasivo. ¿Nos es culpa de nosotros quienes investigamos el tema?

No, es una conjugación de ambas cosas. Por un lado, como yo te decía, nunca hubo una investigación científica. Por otro lado, los investigadores hacen esfuerzos denodados, muy asilados y muy limitados. Entonces es una conjugación de ambas cosas. Y la ley de densidad de población demuestra que el fenómeno en sí es esquivo a nivel mundial. Todo le da un carácter realmente llamativo, impredecible, apasionante para investigarlo. Pero yo creo que el hecho de que en estos sesenta años hemos avanzado algo pero no hemos avanzado todo lo que habíamos podido y además eso de todas maneras no tiene que desalentarnos, nos tiene que incentivar.

Lo que sí es realmente irónico es que alguien sostenga de que como han pasado sesenta años y no se ha explicado esto, ya haya que dejar de lado eso y hay que empezar a pensar cualquier otra alternativa. Creo que ese es el error más grande que puede ocurrir también ahora. Algunos lo sostienen en Argentina, allá ellos. Pero quisiera que me mostraran un catálogo totalmente depurado estadístico y que demuestre una investigación científica o con todos los elementos operativos disponibles en Argentina y que después de eso, ellos digan no hay nada válido. Pero si eso no se logró, evidentemente es que, vos lo has visto en el caso de la CRIDOVNI, la CRIDOVNI si bien tiene un pequeñísimo porcentaje que no lo pudieron explicar, después de agotar absolutamente todas las posibilidades de la investigación, con ayuda de universidades, con ayuda de todo tipo.

Queda el grabador abierto para alguna reflexión final, algo que quieras decir que no hayas dicho en esta charla.

La reflexión final sería más que nada hay un gran regocijo de parte nuestra en cuanto a los diez años de la RAO, que cumple sus diez años ahora el 24 de junio, porque las organizaciones así a través del tiempo, con gran cantidad de gente, siempre sufren distintos inconvenientes como yo te decía también al principio, pero se han superado todos. Y creo que la mejor reflexión es que esto siga para adelante. Ya con los logros obtenidos por lo menos estamos completamente felices, yo creo que todos los miembros de la RAO.

En cuanto al fenómeno OVNI será importante seguir investigando y tratar de desentrañar todo lo que se pueda. Lógicamente fijando nuestro objetivo que es distanciarnos de cualquier elemento extraño en cuanto a tendencias raras que hay en el tema. Esto no significa discriminar ni nada, sino que cada organización tiene que tener la libertad para autopreservarse. El colegio de abogados, el colegio de médicos y demás, todos tienen unas normas para autopreservarse de otros caminos extraños. Y en el tema OVNI, como da para todo, y hay de todo dentro del tema, lo mejor es seguir el camino de uno tratando de lograr la mayor cantidad de cosas que se puedan.

Así que esa sería la reflexión final, a tantos kilómetros de distancia, donde uno puede evaluar la situación de otra manera. También vos lo has vivido estando estas horas acá en Miami. Pero creo que vamos bien, creo que el Dr. Smith lo ha destacado en sus palabras, en un encuentro que tuvimos hace un tiempo atrás, donde realmente es un logro como se está llevando adelante el tema de los grupos en Argentina, a pesar de todas las grandes dificultades.

La exhortación es a que se continúe adelante con eso en la difusión, cada uno en el puesto que pueda, y tratar de llevar adelante y desentrañar el tema.

Amigo Carlos, nos veremos muy pronto quizás en Mar del Plata o en Buenos Aires.

Sí, estamos con el tema del próximo congreso de la RAO, que va a ser el quinto encuentro de la RAO. Así que ahí también vas a estar presente, si todo va bien se va a realzar en octubre en la ciudad de Mar del Plata. Allí en ese congreso va a ver también talleres científicos, una exposición. Creo que los congresos son otros de los logros también por la gran cantidad de investigadores que vienen y participan, y en ese encuentro, o quizás antes, nos vamos a encontrar si Dios quiere.

Un gran abrazo.

Gracias Carlos, igualmente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de la marca Nike: La Esclavitud del Tercer Milenio