Informes del GEIPAN- TRANS-EN-PROVENCE (83) 08.01.1981


Hoy, continuamos, con los informes desclasificados en Francia y que han sido investigados por el GEIPAN.

Este caso, tiene la siguiente ficha.

Detalles del Caso:

Observado el: 08-01-1981
Región: Provence Alpes Cote d'azur
Departamento: Var
Clase: D (Fenómeno no identificado)
Resumen: Observación del aterrizaje y despegue de un objeto que ha dejado huellas en el suelo.


Descripción y detalles: El 8 de enero de 1981, el testigo se encuentra en la terraza superior de su propiedad y trabaja en la construcción de un pequeño edificio de ladrillos, para proteger una bomba. De repente, escucha un silbido y ve un objeto descender hacia el suelo, se posa en este, a algunas decenas de metros de donde se encuentra el testigo y después de unos segundos, el objeto se vuelve a elevar y se marchar, siguiendo una trayectoria vertical antes de desaparecer a gran velocidad a la vista del testigo. Debajo del objeto, el testigo percibe formas circulares prominentes que identifica como patas. El objeto es de color gris como el zinc, no emitía llamas ni humo y medía unos 2,5 metros de ancho y 1,70 de altura, era circular, con una banda más gruesa en su diámetro. Las “patas” eran del tamaño de un “cubo de albañil”. La duración de la observación es de unos 30 a 40 segundos. Cuando el testigo se acerca al lugar del aterrizaje, aprecia una huella en el suelo de alrededor de 2 metros de diámetro con marcas de “deslizamientos”, en ciertos puntos de su circunferencia. La gendarmería interviene el 9 de enero, escuchando al testigo, constata las huellas en el suelo y procede a la recogida de muestras de la tierra sobre la huella, lo mismo que plantas de alfalfa salvaje, recogidas de forma progresiva desde la huella, hasta alrededor de 10 metros de estas. El GEIPAN interviene el 17 de febrero. Las huellas son aun visibles y una nueva serie de muestras de alfalfa y de tierra son tomadas. Los análisis del suelo son confiados a cuatro laboratorios diferentes que efectuaron análisis según técnicas diferentes y cada uno aporta un punto de vista complementario. La síntesis de estos análisis permite exponer tres resultados principales.
(1)   Un asentamiento significativo del suelo mostrando la presencia de un cuerpo pesado habiendo dejado un ligero depósito de hierro y de oxido de hierro, pero también fosfatos  y de zinc, que podrían proceder de la fricción sobre el suelo de un revestimiento de pintura.
(2)   Los residuos negruzcos recogidos sobre las huellas, podrían ser residuos de combustión.
(3)   Un calentamiento significativo (pero inferior a 600 grados) ha sido detectado igualmente. Los análisis bioquímicos del INRA, han mostrado degradaciones múltiples de las plantas correlacionadas con su distancia a la huella. Las causas de estas degradaciones no ha podido ser determinadas, pero la hipótesis de un campo eléctrico intenso puede ser contemplada.

Los análisis llevados acabo, apenas han permitido aportar una estimación cuantitativa del fenómeno, no hay más prueba, que la narración del testigo, que es única, pero el comportamiento de este, no permite poner en duda su credibilidad. Un fenómeno importante poco común se ha producido ese día y la investigación no ha permitido determinar su origen.           


Informe sobre la encuesta: Del Servicio Meteorológico Metropolitano. En el que especifica que el 8 de enero de 1981, en esta región según las medidas de la estación de LUC.
Temperatura 6 a 8 grados
Humedad 30 %
Viento del sudeste de 2 metros por segundo
Visibilidad buena
Precipitación nula
Nubosidad débil 2/8 centímetros.
Esta misma estación señaló rayos lejanos el 11-01-81. Pero ninguna otra estación de esta región ha observado tormenta.

Detalles de los testigos.
Edad: Adulto mayor de 18 años.
Profesión: Sin profesión.
Sexo: Masculino.

Condiciones.
Lugar: Domicilio, Campo.
Condiciones meteorológicas: No precisadas.
Hora de la observación: Entre las 16 y 18 horas.
Distancia entre fenómeno y testigo: Menos de 40 metros.

Hasta aquí la ficha que aparece en la página del GEIPAN.


Investigación del CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales) GEPAN. CT/GEPAN – 00013 de 1 de marzo de 1983.

Síntesis y conclusiones.

En resumen, el testimonio del Señor Colini realizado en una observación que ha sido efectuada en pleno día, a una treintena de metros de distancia y durante algunas decenas de segundos, en el que la mayoría del tiempo el fenómeno se ha encontrado inmóvil. La indagación no ha puesto en evidencia, en las declaraciones sucesivas del testigo ni en su comportamiento, indicios que podría ser considerado como reveladores de un proceso particular de invención, de exageración o de deformación destinada a poner en duda su testimonio. Pero la ausencia de pruebas, no es tampoco, la prueba de la ausencia, esto no es suficiente para certificar la veracidad del testigo.
Aproximaciones complementarias han sido intentadas, por la vía de análisis físicos sobres las perturbaciones visibles en los alrededores. En el suelo, las condiciones particulares del terreno no permiten apenas una apreciación cuantitativa de masa exacta, de presión, de calentamiento. Ha sido por otra parte posible, comprobar cualitativamente, el suceso de un hecho de gran amplitud, habiéndose producido deformaciones mecánicas, un calentamiento y talvez cierto aporte de huellas materiales. Las interpretaciones posibles (choque, frotamiento ....) son sin embargo, muy diversas y vagas, para que se puedan considerar que estas, proporcionen una confirmación definitiva de la narración del testigo.
En el campo bioquímico, los análisis aportados de todos los factores de la fotosíntesis, los lípidos, los azucares y los aminoácidos. Numerosas diferencias han aparecido entre las muestras alejadas de las huellas (testigos) y aquellas más cercanas. En la mayoría de los casos, estas diferencias se traducen gráficamente por funciones logarítmicas o by logarítmicas ligadas a la distancia. Por otra parte los conocimientos actuales sobre los traumatismos que pueden sufrir las plantas, quedan muy anormales, por que podrían proporcionar en la actualidad una interpretación precisa y única a este grupo notable de resultados. Talvez al menos, el constatar que existe una nueva confirmación de que, un gran suceso ocurrió en este lugar. Queda por saber si este corresponde a la descripción proporcionada por el testigo.
De hecho existe un equilibrio constante entre dos aspiraciones: llegar a probar que el testimonio es “cierto” o que es “falso”, o conseguir comprender precisamente, físicamente, los sucesos que intervinieron. Pero no es necesario perder de vista que estas dos perspectivas no son contradictorias y se unen estrechamente en el seno del enfoque científico. Esto permitiría comprender, que se ha probado y las “pruebas” aportadas por los análisis físicos, son en la medida de la claridad y de la precisión de su interpretación.
Estas son insuficientes actualmente y seguirán siendo, mientras no se produzca un programa de estudios a la vez específico y sistemático, sobre la caracterización de las principales clases de las interacciones físico-químicas.
Así una investigación como la que acabamos de presentar, produce más preguntas que respuestas aportadas, pero esta vez las preguntas parecen estar bien realizadas y a este respecto, esta investigación del GEPAN es más enriquecedora que todas aquellas realizadas hasta la fecha.      


Comentarios

Entradas populares de este blog