Michio Kaku asegura que encontró la prueba definitiva de que Dios existe

Por Isidro Calderón

Uno de los científicos más respetados en la actualidad dice haber encontrado evidencia de que la acción de una fuerza “lo gobierna todo”.


El físico teórico Michio Kaku afirma haber creado una teoría que puede apuntar a la existencia de Dios. La información ha creado un gran revuelo en la comunidad científica porque Kaku es considerado uno de los científicos más importantes de la actualidad, uno de los creadores y desarrolladores revolucionarios de la Teoría de Cuerdas por lo que es muy respetado en todo el mundo.

Para llegar a sus conclusiones, el físico hizo uso un “semi-radio primitivo de táquiones” (que son partículas teóricas capaces de “despegar” la materia del universo o el contacto  de vacío con ella, dejando así todo libre de las influencias del universo que les rodea), tecnología creada recientemente en 2005.

Toroide
Aunque la tecnología para  llegar a las verdaderas partículas de taquiones aún está lejos de ser una realidad, el semi-radio tiene algunas pocas propiedades de estas partículas teóricas, que son capaces de crear el efecto de los verdaderos taquiones en una escala subatómica.

Según Michio, vivimos en un “Matrix”: “He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de su juego de ordenador favorito, por supuesto, más complejo e impensable".


Analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectado por el semi radio primitivo de taquiones, un diminuto punto en el espacio, por primera vez en la historia, totalmente libre de cualquier influencia del universo, la materia, la fuerza o la ley se percibe de una forma inédita el caos absoluto. "Créeme, todo lo que llamamos casualidad hoy no tendrá más sentido. Para  mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales”, dijo el científico.

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de Sus manos” (Salmos 19:1)

Informando:   http://elarcadelmisterio.blogspot.com/
Fuente:  tugoogle

Comentarios

  1. Así que Dios ha creado la regla de tener que matar para poder vivir. El sufrimiento, el odio, la avaricia, el cuerpo humano imperfecto por donde se mire, etc y nosotros a jugar, ha pasarlas canutas para diversión de Dios. No me convence mucho esta visión y menos ese Dios.

    ResponderEliminar
  2. Como dijo Max Planck existe una energía o fuerza que lo sostiene todo, es inteligente y es la matrix de toda la materia. Y personalmente añado que hay unas leyes que rigen este universo y el Ser humano el único responsable de toda su situación.
    MLG

    ResponderEliminar
  3. Es importante que una mente científica pueda concluir algo así. Cuando la mente humana busca respuestas para comprender la realidad de un "todo", en este caso, del Universo, toda su observación analítica y reflexiva lo lleva a descubrir aspectos de la realidad que escapan al azar de la naturaleza misma, ese azar que nos hace pensar que, por evolución estamos aquí, mas, de múltiples visiones históricas y científicas, sabemos que la "casualidad" no existe, todo tiene un propósito y un fin, y la mecánica celeste, tal como nosotros mismos como especie, estamos destinados a algo que no sabemos; tal vez Dios es esa mecánica infinita que crea todo un sentido dinámico a lo que nos rodea, es lo macro y lo micro lo que nos atrae para comprender a ese "Todo" que está allá afuera y también dentro de nosotros mismos. La máxima tradicional que nos dice "todo lo de arriba es abajo", es cierta desde una perspectiva universal creacionista y evolutiva. Es sin duda una "inteligencia" creadora la génesis de todo lo que somos aquí y allá arriba, mas, ¿Es conciente de si misma? Sin duda si todo el universo es creación, entonces lo casual no es más que una ilusión de nosotros mismos para explicarnos de manera simple cosas que no tienen explicación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de la marca Nike: La Esclavitud del Tercer Milenio