Conociendo al escritor: Nacho Ares y “El Sueño de los Faraones”

Por Daniel Reyes

Con una veintena de libros sobre el Egipto Antiguo y Enigmas Históricos, Nacho Ares es en la actualidad uno de los más destacados divulgadores en cuanto a estos temas podemos referir. Con ojo crítico ha dado  un buen punto de vista a muchos secretos de la historia envueltos en un halo de misterio.

Colaborador del programa Cuarto Milenio, ha presentado una serie de reportajes que ha causado gran interés, por lo que nos acercamos a él para pedirle que nos presente su más reciente novela y nos hable del viaje que emprendió a Irán y lo que encontró en su trayecto.



Entrevista

Está por estrenarse su más reciente novela, El Sueño de los Faraones, ¿podría comentarle a nuestros lectores que lo llevó a escribir sobre este trabajo?

Al igual que en La tumba perdida (Grijalbo 2012), lo que cuento en la nueva novela es la historia de un descubrimiento arqueológico real, en este caso el del escondite de momias de Deir el-Bahari en 1881, dando saltos a la época faraónica para reconstruir los sucesos históricos que se dieron en el reinado de Pinedjem II, hacia el 1000 a.C. cuando se creó ese escondite de momias.

¿Que podrá encontrar el lector en este nuevo viaje al Egipto de los Faraones?

Como todos mis trabajos literarios, tanto en ensayos como en novelas, siempre me documento concienzudamente antes de ofrecer datos. Lógicamente es una novela y como tal cuenta con escenarios, diálogos y personajes recreados, pero la inmensa mayoría de ellos son reales y cuentan con un trasfondo absolutamente real. Es como viajar en el tiempo hacia una época dorada de la arqueología en Egipto. Al menos así lo he vivido yo escribiendo la novela y espero que el público lo disfrute también de la misma forma.

El mercado negro de antigüedades ha sido desde hace muchos años, el talón de Aquiles del Gobierno egipcio, ¿tiene alguna idea de la cantidad de piezas arqueológicas podrían encontrarse en colecciones privadas?, ¿ayudarían a reafirmar algunas hipótesis arqueológicas?

No lo creo. Las piezas que hay en colecciones privadas están todas estudiadas y publicadas. Puede haber alguna excepción, pero también los almacenes de los grandes museos a veces nos dan sorpresas en cuanto a piezas que han permanecido olvidadas o escondidas en algún rincón sin que nadie se percatara de su valor. El mercado negro en Egipto, como en cualquier otro lugar del mundo, es un problema que en muchos casos se resolvería con la educación. Es importante educar a las personas para que valoren su patrimonio y no trafiquen con él.

¿Existe algún proyecto por parte del Gobierno egipcio para recuperar las piezas arqueológicas que se encuentran entre los coleccionistas o es imposible?

Es imposible porque en la mayoría de las ocasiones, aunque se hable de piezas robadas, en realidad proceden del mercado lícito. En Egipto hasta los años 80 era completamente legal comprar piezas arqueológicas. Esto propició una salida enorme de grandes cantidades de objetos, en su gran mayoría de pequeño tamaño. Era algo natural e incluso lógico debido a la gran cantidad de material existente. Hace pocos años incluso se barajó la posibilidad de sacar al mercado legal un porcentaje de piezas de carácter secundario que en la actualidad ocupan sitio en los almacenes sin que nadie se preocupe de ellas. No son piezas únicas, sino objetos de tamaño reducido que por su profusión en la Antigüedad hoy se cuentan por millones y es difícil de almacenar.

¿De entre todos sus libros escritos, existe alguno al cual le tenga mayor aprecio?

Es difícil de decir, pero como sucede con muchos escritores, si tuviera que elegir uno me quedaría con este último que acaba de salir a la luz, “El sueño de los faraones”.


Ha realizado innumerables viajes para realizar sus investigaciones. Recientemente ha estado en Irán, ¿podría comentarnos como fue ese viaje y que secretos logró encontrar en ese país tan legendario?

Irán es un país fascinante con gente muy amable y una situación absolutamente tranquila. Todos los amigos que habían estado antes allí me lo habían dicho: "no hagas caso a lo que ves en la televisión, es una país maravilloso". Y como tal lo recomiendo. Teherán, Zanjan Isfahan, Persépolis son ciudades llenas de tesoros con un montón de cosas por descubrir. En el programa de televisión para el que viajé con el fin de realizar varios reportajes solamente hemos emitido dos, los assessin y los hombres de sal. Pero todavía hay muchos temas más en el tintero para esta temporada.

Irán tiene fama de ser peligroso, debido a los diferentes grupos guerrilleros y terroristas, ¿Tuvo  algún incidente en su estancia en este lugar?

Perdona que esboce una sonrisa al leer la pregunta. Pero no me consta que en Irán haya grupos guerrilleros ni terroristas. Es todo producto de la desinformación existente en los medios de comunicación.

Nacho Ares presentando el reportaje de los Hombres de Sal
Puede ampliarnos un poco más sobre los hombres de sal, ¿tiene alguna idea de su antigüedad?, ¿fueron depositados con alguna intención religiosa o quedaron ahí producto de  algún accidente?

Todavía no se sabe. Aparecieron en la década de los 90 en una mina de sal cerca de Zanjan y esta próxima primavera se retoma su excavación. Lo más curioso de todo es la intrahistoria que recorre a estas misteriosas momias y que según la arqueóloga americana Adrienne Mayor podrían ser el origen del mito de los sátiros. El aspecto de las momias, con la piel del rostro totalmente seca, la sonrisa burlona que le aparece, la nariz chata, etc., son los rasgos que vemos en la iconografía de los sátiros. Muy posiblemente este ser mitológico, mitad hombre mitad cabra esté inspirado en los restos humanos aparecidos en viejas minas de sal hace miles de años.


Una de las imágenes de los hombres de sal
¿De entre todos los viajes que ha realizado, cual ha sido el que más le haya marcado, el más significativo de su vida?

He viajado en muchas ocasiones a Egipto. Lo hago cada pocos meses para no perder el pálpito del lugar. Es difícil quedarse con uno de ellos, pero la primera vez que viajé hace años al Egipto Medio fue una sensación especial. Tuve la posibilidad de visitar tumbas impresionantes como la de Djehutihotep en Deir el-Bersha. La pintura del transporte del coloso de piedra me sobrecogió. No lo olvidaré nunca.

Algún mensaje para los lectores que siguen su trabajo:

Mando desde aquí un saludo muy afectuoso a todos los amigos que me siguen desde México y Centroamérica a los que siempre tengo muy presente. Les agradezco los comentarios que me hacen llegar a través de Facebook o Twitter.

Si quieres conoces más sobre Nacho Ares, puedes visitar su página www.nachoares.com o adquirir su más reciente trabajo, “El Sueño de los Faraones”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de la marca Nike: La Esclavitud del Tercer Milenio