Horace Greasley, el prisionero que desafió a Himmler

La historia está plagada de héroes anónimos. Pocos son los que aparecen representados en los libros y enciclopedias, dándoles muchas veces más importancia de la que realmente tuvieron, mientras que otros quedan olvidados en una fotografía en blanco y negro o una vaga referencia en el apéndice de un libro descatalogado. Por suerte, explorando la historia a veces se descubre gente cuya peculiar historia bien merece ser recordada, como la de Johann Trollman, la de Hertha Einstein o, la que hoy os contaré aquí, la historia de Horace Greasley.
Horace, pese a ser un nombre desconocido para la gran mayoría, es el protagonista de una de las fotografías más gráficas de lo que fueron los campos de concentración y los campos de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. En ella, se puede observar a Heinrich Himmler visitando a los prisioneros y frente a él, al otro lado de la reja, a Horace con el pecho descubierto pidiendo comida para los prisioneros mientras mostraba su delgadez extrema.
Pero su historia va mucho más allá de esta fotografía.



Horace Greasley frente a Himmler (fuente)

Horace Joseph Greasley, apodado Jim, nació el 25 de diciembre de 1918 en Ibstock, un pequeño pueblo de Inglaterra. Su vida no tuvo nada recalcable hasta que en 1938 Hitler invadió Checoslovaquia. Inmediatamente Inglaterra declaró reservistas a todos los hombres entre 18 y 40 años, siendo Horace incluido en la primera llamada a filas.
A finales de 1939, Horace fue sometido a siete semanas de entrenamiento, tras los cuales, fue enviado en un destacamento a Francia como parte de una fuerza de expedición británica. El 25 de mayo de 1940, durante la retirada de la Operación Dinamo, Horace fue capturado por las tropas alemanas en Carvin, una pequeña localidad al sur de Lille.
Las siguientes 10 semanas Horace marchó junto al resto de prisioneros a pie, atravesando Bélgica y Holanda. Una vez alcanzaron Alemania, los pocos supervivientes del trayecto -entre los que se encontraba Horace- fueron trasladados al campo de prisioneros de Silesia.
Horace Greasley (fuente)
De ahí Horace fue trasladado a Lamsdorf, donde conoció a Rosa Rauchbach, la hija del director de la cantera de mármol de campo de prisioneros, comenzando así su fascinante e impresionante historia, a causa de su affaire con Rosa. Mientras ambos estuvieron trabajando en el mismo campo, fue relativamente sencillo encontrar momentos de intimidad. El reto comenzó el día que Horace fue enviado a un anexo de Auschwitz, a más de 60km de distancia.
Horace, en un intento desesperado de mantener el contacto con Rosa y aprovechándose de la baja guardia a causa de la lejanía de cualquier frontera de escape, Horace comenzó a salir de forma esporádica para visitar a Rosa y volver sigilosamente al poco tiempo.
Durante casi cinco años se mantuvo en esta situación, hasta el 24 de mayo de 1945, día en que fue liberado. Inmediatamente Horace fue trasladado a Inglaterra y, al final la guerra, recibió varias cartas de Rosa. Lamentablemente, Horace nunca pudo volver a reunirse con Rosa, ya que esta murió en un parto del que posiblemente hubiera sido su hijo.
Horace Greasley (fuente)
La historia de Horace Greasley fue relatada en detalle en un libro autobiográfico publicado cuando cumplió los 90 años, en 2008, apenas dos años antes de morir. Si bien Horace denominó el libro una novela autobiográfica, los servicios de inteligencia ingleses confirman los rasgos generales de la historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog