Informes del GEIPAN- SAINT- MATHIEU DE TREVIERS (34) 1998


Hoy, continuamos, con los informes desclasificados en Francia y que han sido investigados por el GEIPAN.

Este caso, tiene la siguiente ficha.

Detalles del Caso:

Observado el: 28/06/1998
Región: Languedoc Roussillon
Departamento: Hérault
Clase: D (Fenómeno no identificado)
Resumen: Descripción de seres extraterrestres y de su nave.
Descripción y detalles: La noche del 27 al 28 de junio en 1998, un automovilista, sufre una parada total de su vehículo. Dándose cuenta entonces, de la existencia de una luz verde delante de él. Descendió del coche, para poder observarlo mejor; advirtió que el resplandor, lo producía un objeto cónico de cinco metros de ancho, diez metros de longitud y dos de altura.
Se acercó al objeto; y una vez allí notó que estaba paralizado, pues era incapaz de moverse. Desde donde se hallaba, podía ver el interior del objeto, en él, vio  tres asientos, uno libre y dos ocupados.
Declara el testigo, que ve pasar frente a él, a un ser; es blanco y mide  alrededor de un metro y medio.
Éste ser, sube por una pasarela y se introduce en el objeto, se cierran las puertas, y el objeto parte velozmente.
Recupera el testigo sus capacidades, pudiéndose marchar en su vehículo.
Declara no tener ninguna explicación sobre el encuentro.

Informe sobre la encuesta: Ninguno.

Detalles de los testigos.

Edad: Adulto mayor de 18 años.
Profesión: Sin profesión.
Sexo: Masculino.




Condiciones.

Lugar: Campo.
Condiciones meteorológicas: No precisadas
Hora de la observación: Entre las 0 y las 2 horas.
Distancia entre fenómeno y testigo: Muy cerca, a menos de 40 metros.

Hasta aquí la ficha que aparece en la página del GEIPAN.

A continuación, os hacemos un resumen de la declaración del testigo.

El primero de julio de 1998, a las 16 horas y seis minutos, se presenta el testigo en la Gendarmería, para exponer lo que le había ocurrido alrededor de la una, en la madrugada entre el 27 y 28 de junio.

Me encontraba en mi vehículo, regresando a casa, el motor, los faros y la radio, dejaron de funcionar; intenté arrancar el coche y en ese momento, fue cuando vi una luz verde, muy pálida, encendiéndose frente a mí, a la derecha.
Descendí de mi vehículo y me acerqué, caminé avanzando por la carretera. Cuando estuve frente al objeto, no podía avanzar ni retroceder, tenía las piernas como paralizadas.
El objeto, no estaba apoyado en el suelo, estaba flotando a unos centímetros de él.
Tenía la forma de un cono, midiendo alrededor de cinco metros de ancho, diez metros de longitud y dos de altura.
No pensaba en nada, solo miraba el objeto.
Delante de mí, vi a un ser que medía alrededor de un metro cincuenta, dirigiéndose hacia el interior del objeto, éste se encontraba abierto, con una especie de pasarela.
En el interior del objeto pude ver tres asientos, de los que dos estaban ocupados.
Cuando el ser se dirigía hacia el objeto, vi que hacía  un gesto con la mano, sin darse la vuelta, la mano tenía cuatro dedos, uno más largo que los otros, dos brazos, dos piernas y la cabeza un poco ovalada. Todo su cuerpo era blanco y también su cabeza, que no tenía  cabellos; diría que llevaba un traje, pero sin cuello ni puños.
Entró y la puerta se cerró; a continuación, las luces se apagaron y se marcharon en cinco segundos, despegando verticalmente.
Después, pude volver al coche, en ése momento, comprendí que había visto extraterrestres.
Temblaba tanto, que resultó imposible irme enseguida, y sólo cuando pude calmarme, conseguí marcharme  en mi vehículo.

Al día siguiente, domingo, me di cuenta, que desde las 21h, hasta la 1 de la madrugada, no existía en mi memoria ningún recuerdo; sin embargo, recuerdo todo lo que pasó a partir de esa hora.
Ése mismo día, mi madre y yo fuimos al lugar del incidente, buscando alguna huella, pero no encontramos nada.

Informa el gendarme, que como respuesta a sus preguntas, el testigo declaró:
No tomar estupefacientes, ni encontrarse en tratamiento médico alguno. Que al parecer, no era ésta la primera vez que había sido testigo de una situación parecida, ya que hacía cuatro años, había visto un platillo a ras del suelo.
Realizó también un dibujo de lo que declara haber visto la noche del 27 al 28 de junio de 1998, dicho dibujo se puede ver en la declaración del testigo, en la página del GEIPAN.

A continuación, se encuentran las firmas del testigo y del gendarme que ha tomado la declaración.

Éste ha sido el extraño caso que os hemos desvelado y esperamos os haya gustado.

La próxima semana, os ofreceremos de nuevo, otro archivo desclasificado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de la marca Nike: La Esclavitud del Tercer Milenio

Ensayo: La problemática ambiental a nivel mundial