La Historia Secreta del 11 S

Por La Rueda del Misterio

El camino al 11 de septiembre comienza 8 años y medio antes, el 26 de febrero de 1993, cuando Ramzi Yousef, un paquistaní con el estatus de refugiado dentro de EE.UU. con una camioneta alquilada, en la que se encontraban 500 Kg de explosivo líquido, de alto grado, realiza el primer atentado al World Trade Center, en la torre norte.
Atentado del World Trade Center, 26/02/93

Yousef enciende cuatro mechas de 6,10 metros cada una, estas tardan 12 minutos en provocar la explosión, dando tiempo a los terroristas a escapar, es el primer ataque de extremistas árabes que ocurre en USA, exactamente a las 12:17 p.m.
Los conspiradores pensaban derribar la torre norte, pero debido a su colocación, la potencia no fue suficiente, aunque produjo 6 muertos y más de 1000 heridos. Pronto se supo que la camioneta pertenecía a militantes islámicos, que pertenecían a una mezquita de Brooklyn.
La policía comenzó a realizar sus arrestos, la mayoría de los sospechosos había inmigrado a EE.UU. desde todas las partes del mundo árabe y nunca habían sido relacionados con ninguna organización terrorista identificable. 

La investigación es seguida por Richard Clarke, quien fuera el mayor responsable de antiterrorismo para la casa blanca tanto en tiempo de Clinton como de Bush.
Según el propio Richard Clarke: “Ni el FBI ni la CIA, podían responder a ese interrogante e insinuaban que se trataba de personas que odiaban EE.UU. y que se habían conocido por casualidad y habían decidido atacar el World Trade Center"

Parecía increíble y le dijimos; “¿Están diciendo que fue como un juego, que un grupo de personas que odian a EE.UU. proveniente de varios países, se encontraron casualmente y que fumando el narguile decidieron atacar el edificio?”, esa idea no tenía sentido.
El FBI establece como autor intelectual del ataque a Ramzi Yousef.

Ramzi Yousef

Minutos después del atentado se recibe una llamada diciendo que el atentado se había producido, por el apoyo que EE.UU. estaba dando a Israel contra Palestina.
Esa misma noche viajó desde Nueva York a Pakistán el autor del atentado, perdiéndole el rastro por casi 2 años. 

La siguiente aparición de Yousef, se produciría en Manila, Filipinas, donde había alquilado un apartamento, que había convertido en una fábrica de bombas, desarrollando un explosivo a base de nitroglicerina para atacar nuevamente EE.UU. que podría esconder en botellas de líquido para lentes.
Realizó un mecanismo para cronometraje de los relojes y un detonador con baterías de nueve voltios, que ocultaría en los tacones de las botas. Su objetivo final era abordar aviones con los explosivos. Yousef decide probar su plan el 11 de diciembre de 1994, en un aparato de las Aerolíneas Filipinas.
Le resultó sencillo burlar los controles y una vez a bordo del avión, colocó la bomba en un bolsillo debajo de su asiento, luego bajó en la siguiente parada. 
Daños en el aparato filipino

A las 11:43 a.m. cerca de la costa de Okinawa, la bomba explosionó,pero gracias a la pericia de los pilotos pudieron aterrizar, produciéndose un muerto y varios heridos. Las autoridades filipinas no sabían como interpretar este atentado. 

Menos de un mes después, ocurrió un accidente en el apartamento donde preparaban las bombas, produciéndose un incendio y alertando a los bomberos, era el día 6 de Enero de 1995.
Cuando llegó la policía, se encontraron hábitos de monjes, ya que los terroristas iban a usar estos disfraces para atentar contra el papa Juan Pablo II.

Pero el plan más devastador lo encontraron en un ordenador. Llamado “Bojinka” era un complicado plan en el que mostraba, cómo con unos cuantos hombres se podía poner bombas en varios aviones y producir una cantidad importante de victimas, se calcula que unas 4 mil personas.

Nuevamente Yousef logra escapar, pero la policía arrestó a uno de sus cómplices a Abdul Hakim Murad. En su interrogatorio que duró dos semanas, Murad reveló un plan aun más ambicioso, atacar lugares clave en los EE.UU. con aviones.

En 1995 el plan de Yousef de atacar con aviones fue tomado muy en serio, la CIA emitió un “Estimado de Inteligencia Nacional” que decía: “Varios blancos están especialmente bajo riesgo: símbolos nacionales como la Casa Blanca o el Capitolio y símbolos del capitalismo como Wall Street”.

Este informe de la CIA fue remitido seis años antes del 11 de septiembre del 2001.

En Enero de 1995, la investigación del primer atentado del World Trade Center, tuvo un avance crucial, la policía filipina halló una huella digital en el apartamento de Manila, dicha huella pertenecía a Yousef, que había huido a Pakistán.

En Pakistán la cacería a Yousef se intensificó, los aviones dejaron caer 37 mil cajas de cerillas que mostraban la fotografía de Yousef, ofreciendo una recompensa de 2 millones de dólares por información que llevase a su captura.
La estrategia funcionó, el 7 de febrero de 1995 Yousef fue arrestado en Islamabad, uno de sus cómplices lo había tracionado por dinero.

Vivienda donde se capturó a Yousef

Se le subió en un avión militar de EE.UU. en Pakistan hasta USA, en un vuelo de 26 horas sin que tocase tierra, para no tener ningún tipo de problemas con las autoridades de dicho país, repostando en el aire varias veces.
A su llegada a New York, fue llevado hasta el centro de Manhattan, y cuando sobrevolaba las torres gemelas dijo: “No estaría si tuviera bastante dinero y explosivos”.
Yousef fue sentenciado a 240 años de prisión.

Fue entonces cuando concedió una entrevista a un diario en el que se habló por primera vez de un grupo islámico que retaría a EE.UU., una red que cubriría varios países y nacionalidades, estaba hablando de Al-Qaeda.

Yousef dio alguna información sobre A-Qaeda que  estados unidos no tomó en consideración.

1º Error) El presidente de la comisión del 11 de septiembre, comentó que se había cometido un gran error, al no perseguir a quienes respaldaron a Yousef, creyendo que ya no hacía falta.

Pero Yousef no era un equipo de un solo hombre, una vez en prisión, cometió el error de llamar a su tío, Khalid Sheikh Mohammed, al poco tiempo los detectives supieron que Mohammed había financiado el ataque al World Trade Center y que había sido clave en el complot contra las aerolíneas estadounidenses, luego sería el autor intelectual de la operación del 11 de septiembre.

Khalid Sheik Mohammed

En 1995 Mohammed se había refugiado en el estado de Qatar, en el golfo Pérsico, miembros de la familia real apoyaban a los militantes islámicos. El gobierno de USA trató de secuestrar a Mohammed, para llevarlo ante la justicia, pero sabían que al estar apoyado por la familia real, sería muy difícil de poderlo realizar y así fue, fue advertido del intento por parte de EE.UU. de secuestrarlo y así pudo huir antes del país.

Cuando el gabinete de Clinton decidió apelar al Emir de Qatar, para facilitarle el arresto y la extradición pero como hemos dicho, aunque se mantuvo la información a los más altos niveles, alguien la filtró y Mohammed pudo escapar.

Después de su escape, el FBI publicó un cartel con la foto de Mohammed, quien estaba acusado en EE.UU. de los intento de atentados con los aviones, pero los detectives encargados de seguirle la pista, la perdieron.

Mohammed había desaparecido en Afganistán, desde donde seguiría pensando en atacar USA usando aviones comerciales y encontrando un nuevo respaldo para sus planes, un misterioso saudí llamado Osama Bin Laden, que ya había trabajado para la CIA, para expulsar al ejército de la URSS de Afganistán.

Osama Bin Laden
Osama Bin Laden, llamó la atención de EE.UU. durante la investigación del primer ataque del Wordl Trade Center. Por aquel entonces, Bin Laden se había retirado a Sudan, bajo la protección del régimen fundamentalista

En 1996, Bin Laden, se traslada a Afganistan y convoca una guerra contra EE.UU. La CIA había formado una unidad, dedicada a perseguir a Al-Qaeda y a su lider, Bin Laden.

A finales de 1996, era evidente que Bin Laden era mucho más que un ricachón saudí, era un hombre muy organizado, una especie de “teólogo medieval” y alto ejecutivo del siglo XXI, era capaz de crear una organización para cumplir sus metas.

Durante los siguientes años, Bin Laden fue desarrollando Al-Qaeda y en 1997 abrió sus campos de entrenamiento cerca de Khost, en Afganistan. A lo largo de todo el mundo, sus componentes iban a recibir un sofisticado entrenamiento militar.


No solamente sabía desarrollar a sus fuerzas en el campo militar, si no también en el campo de la propaganda, invitando a los medios de comunicación y haciéndose retratar disparando su AK-47.

En mayo de 1998, Bin laden convocó una rueda de prensa para comunicar que sus fuerzas se habían unido al grupo egipcio Jihad Islámico.

2º Error) Bin Laden emitió una declaración de guerra de 12 páginas contra EE.UU., pero USA reacciono con indiferencia, pensando que era ridículo que Bin Laden declarara la guerra a EE.UU.

En 1998 Bin Laden contaba con un nuevo poder aliado, los talibanes controlaban Afganistán e imponían leyes religiosas draconianas a la población.
El reservado jefe de los talibanes el ulema Omar, acogió a Bin Laden como a un invitado, pero no estaba muy convencido con que Al-Qaeda fuera un Estado dentro de su Estado.

Apenas a 20 km, de Kandahar, en Afganistán, en un antiguo complejo agrícola llamado Granja Tarnak, fue el hogar de Bin Laden durante 4 años y EE.UU, la redujo a ruinas después del 11 de septiembre, se había mudado allí por insistencia del ulema Omar, quien quería vigilarlo de cerca.

En 1998 la CIA comenzó a rastrear a Bin Laden. La CIA utilizó fotografías de satélites y espías locales para seguir cada uno de sus movimientos.
La CIA desarrolló un plan para arrestar a bin Laden y llevarlo a EE.UU. para juzgarlo. Para dicha operación, se contrató a un equipo afgano y a su cargo se encontraba el jefe de la CIA en Islamabad Gary Schroen.

Gary Schroen

Para llevar a cabo dicho plan se reclutaron a unos 35 a 40 soldados afganos, para que se infiltraran en el campamento. Se conocía cueles eran las casas de propiedad de Bin Laden y donde tenía alojados a sus esposas. Cuando estaba en la Granja, se rotaba entre tres casas, por lo que se tendría que atacar a las tres casas sin hacer demasiado ruido. La idea era cogerlo y sacarlo por las alcantarillas que corría por debajo del muro.


3º error) El secuestro fue programado para la noche del 23 de junio de 1998, pero justo antes de su comienzo, surgió un debate en la Casa Blanca, sobre el número probable de victimas, si es que a la Casa Blanca esto le hubiese importado en otras muchas operaciones que realizó a lo largo de estos últimos años.

Mientras que el gobierno dudaba sobre si atacar a Bin Laden, el atacó a las posesiones de los EE.UU., y más concretamente a las embajadas de Dar Es Salaam y de Nairobi en África, el 7 de agosto de 1998. Ambas quedaron prácticamente destruidas por los atentados con sendos coches bombas. 224 personas murieron entre ellas 12 estadounidenses, con más de 5000 heridos y por supuestos las investigaciones llevaron directamente a Osama Bin Laden.
Escombros de la Embajada USA en Nairobi

Desde la Casa Blanca, el equipo de seguridad de Clinton, decidió contraatacar con misiles teledirigidos, la CIA había recabado información de que, Bin Laden se reuniría con otros líderes de Al-Qaeda en un campo de entrenamiento de Afganistán, el 20 de agosto de 1998.

Los misiles teledirigidos disparados desde el Mar Rojo, práctica que se sigue utilizando hoy con el presidente Obama para atacar Yemen, sobrevolaron Paquistán hasta los campos de entrenamiento, pero no alcanzaron el blanco esperado.

Según el Asesor de Seguridad Nacional del Presidente Clinton, James Steinberg, el equipo de Clinton estaba defraudado.

James Steinberg

Se esperaba que estuviera en esta zona en el momento del ataque, pero no estaba. Pues según el asesor, los misiles no están preparados para esto. Lo que no ha impedido que sigan haciéndolo, provocando la muerte de muchos inocentes.

Después del fracaso del ataque con misiles, el presidente Clinton autorizó el secuestro de Bin Laden. Pero evidentemente esto sería más difícil, ya que estaba sobre aviso.
Moviéndose a partir de entonces, en diferentes vehículos y a diferentes horas del día y durmiendo en distintos lugares, para que así no pudiera ser localizado tan fácilmente.

A finales de diciembre de 1998, agentes de la CIA logran por fin adelantarse a Bin Laden y saber donde pasaría la noche, recibiendo el dato de que se alojaría en Kandahar, pasando la noche en la mansión del gobernador.

4º error) Los barcos de EE.UU. del Mar Rojo, estaban preparados y listos para lanzar sus misiles, pero nuevamente los asesores de Clinton y él mismo a la cabeza, no tomaron tal decisión, por miedo a dañar una mezquita cercana al palacio del gobernador y a producir muertes de civiles, unas 200 se estimaban y “daños colaterales”. Al final el ataque se canceló.

Las oportunidades perdidas de matar o secuestrar a Bin Laden en los años 90, fueron el tema central de las investigaciones del comité del 11 de septiembre. El vicepresidente Lee Hamilton, defendió a quienes hacían las políticas de Clnton.

5º error) La última oportunidad del gobierno de Clinton de acabar con Bin Laden, fue en una zona donde se practicaba la caza de cetrería, al sur de Afganistán en 1999, este tipo de cacería es muy popular entre los ricos árabes.

La CIA en esta ocasión, localizó nuevamente donde se encontraba Bin Laden, y se determinó que se quedaría varios días en esta zona, pero fotografías de satélites, revelaron la presencia de un avión militar C-130 de los Emiratos Árabes Unidos, por lo que se dedujo, que había altos funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos en la zona, uno de los países “socios” de los EE.UU. y una vez más Clinton no decidió actuar, no se quería matar a gente que supuestamente eran un gran aliado de USA en la zona del Golfo Pérsico.
De hecho, estaban más preocupados por no dar en el blanco y producir un indeterminado número de muertos de los Emiratos, con el consiguiente problema político y geoestratégico que se podría formar.

En diciembre del 2000, al ser declarado presidente de EE.UU. George W. Bush, en una de las reuniones que Clinton tuvo con él antes de dejar el cargo, se le puso al corriente, del problema que significaba el encontrarse vivo Bin Laden. Clinton informó que la amenaza mayor en esos momentos para EE.UU. era Al-Qaeda.



¿Quería Bill Clinton ver muerto a Bin Laden? Sin duda, eso es al menos lo que dijo Richard Clarke, el jefe de Contraterrorismo de Clinton y posteriormente de Bush.
Según Clarke, Clinton decía que era la CIA la que fue ineficiente para acabar con Bin Laden, después de la información que se le facilitó eso es difícil de creer.

El 20 de enero del 2001, Bush jura su cargo como presidente de USA y a los 5 días recibió un memorando por parte de Clarke, advirtiéndole de los peligros de Al-Qaeda, dicho memorando decía lo siguiente:  

“Necesitamos con urgencia una revisión de la red Al-Qaeda a alto nivel”.

9 meses más tarde es cuando se celebraría esa reunión urgente, justo después del ataque a las torres gemelas. Para la administración Bush, era evidente que Al-Qaeda no era ninguna prioridad.

Durante todo este tiempo, fue el que Bin Laden necesitó para hacer los preparativos para el ataque del 11/9.

Esto es lo que pudo pasar dentro de Al-Qaeda, gracias a Khalid Sheikh Mohammed, el autor intelectual del 11/9.

Ya hacía años que EE.UU. lo había acusado de terrorismo. Luego de ser arrestado en 2003 y ser conducido a uno de los lugares negros, y utilizando los llamados interrogatorios reforzados, en los que es lícito utilizar el ahogamiento entre otras prácticas, Mohammed fue una fuente clave de información, para el Comité del 11 de septiembre.

Khalid Sheikh Mohammed fue quien puso el complot en marcha, habló de cómo reclutar a los secuestradores y lo demás, dicha declaración fue presentada hace un tiempo ante una corte estadounidense. Se basaba en horas de interrogatorios, Mohammed describía orgulloso cómo convenció a Bin Laden para realizar los ataque el 11 de septiembre y como acordaron los métodos y los blancos.

Según Mohammed: “Después del ataque de 1993 al World Trade Center, decidí que los explosivos y las bombas eran problemáticos, así que me concentré en utilizar aviones como armas. Los blancos más atractivos eran los edificios altos, tanto por ser fáciles de alcanzar, como por el impacto simbólico. Bin Laden expresó su deseo de atacar simultáneamente el Pentágono, la Casa Blanca y el Capitolio de EE.UU., para tales operaciones tenía en mente a Nawaf al Hazmi, y a Khalid al Mihdhar”.


Tanto Al Hazmi como Al Mihdhar eran militantes de Al-Qaeda, provenientes de Arabia Saudí, país que tuvo el mal honor de ser el que más terroristas aportó al atentado, habían obtenido visados para USA y esperaban a que Bin Laden, los enviara allí, en su misión suicida. Fueron los primeros en ser asignados al complot.

Khalid Sheikh Mohammed les dio un curso básico para que realizaran su misión, para ello les fueron mostradas películas de Hollywood, para que vieran cómo se podía tomar el control de un avión. Usaron un programa de simulación de vuelo, para enseñarles lo básico en pilotar un avión. Eso les permitiría practicar para estrellarse contra un edificio. En ese momento no sabían todos los detalles del plan

Según Mohammed: “Les dije que serían enviados a EE.UU. para entrenarse como pilótos. Nos les revelamos los blancos específicos de la operación. Cuando partieron hacia USA, ni siquiera yo sabía cuales serían”.

Nawaf al Hazmi y Khalid al Mihdhar, fueron la base del mayor error de inteligencia de la historia de EE.UU., puestos que agentes de EE.UU. los habían seguido casi dos años antes del 11 de septiembre. Su rastro fue detectado en diciembre de 1999 por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) que supervisa el tráfico telefónico internacional, de hecho se estaba espiando una línea de Yemen, ya que había sido utilizada por Osama Bin Laden. Pudieron oir que se preparaba un viaje para al Mihdhar y para al Hazmi y ya habían sido identificados como agentes de Al-Qaeda.

La CIA rastreó a los dos hombres en su vuelo por Kuala Lumpur y Malasia y ordenó que los siguieran.
Fueron fotografiados con otros sospechosos de Al-Qaeda en una reunión a las afuers de Kuala Lumpur, luego la CIA volvió a perderles la pista.
Una semana más tarde los dos hombres entraron en EE.UU., la CIA sabía que Khalid tenía visado estadounidense, pero esta información no llegó ni al FBI ni a inmigración. Sus nombres no estaban en la lista de sospechosos que se tienen en todos los puntos de entrada de EE.UU. así que pudieron burlar fácilmente la red de seguridad. Los dos sospechosos de Al-Qaeda, pudieron llegar a San Diego.

Pronto obtuvieron licencias para conducir, e incluso, Nawaf al Hazmi estaba en la guía telefónica.
Los dos se inscribieron en una escuela local de aviación, pero ninguno tenía talento para el vuelo, tras unas sesiones su instructor, les comentó que no tenía sentido que siguieran. Pero su intención era pilotar Boeings.
Los hombres reportaron a Khalid Sheikh Mohammed, que aprender a pilotar era más difícil de lo esperado.

Los líderes de Al-Qaeda decidieron que los secuestradores que pilotaran los aviones, debían de dominar mejor el ingles y sentirse más cómodos en Occidente, fue por esto que se eligieron a los estudiantes universitarios Mohamed Atta, Ziad Jarrad y Marwarn al Shehhi, que habían llegado a Afganistán para entrenarse para la Jihad y fueron asignados en seguida a la operación del 11 de septiembre.


Otro recluta reciente de Al-Qaeda fue Hani Hanjour que era ya un piloto entrenado, este último sería el propuesto para pilotar el avión del pentágono, ya que sería un blanco difícil por su escasa altura.



Mientras que Al-Qaeda continuaba con sus planes para el 11 de septiembre, EE.UU. ponía en marcha los drones en su lucha secreta contra su enemigo.
Los Predator son aviones no tripulados, conducidos por control remoto por personal de la CIA, destacados en países vecinos e incluso en el mismo territorio de EE.UU.

MQ-1 Predator

El dron (zángano) tenía una cámara que le permitía mandar imágenes a tiempo real de donde se encontraba.
En el primer vuelo sobe la residencia de Bin Laden, el 7 de septiembre del 2000, el Predator envió unas imágenes de un hombre alto vestido de blanco y rodeado por un nutrido grupo de lo que parecían soldados vestidos de negro. La CIA estaba convencida de que ese hombre era Bin Laden.

Tres semanas más tarde volvieron a tomarse otras imágenes parecidas, pero en aquellas época los predator no llevaban ningún tipo de armamento, fue más tarde cuando se equiparon con misiles Hellfire, capaces de producir un gran daño y por supuesto de matar a cualquier ser humano, es lo que actualmente se está utilizando tanto en Yemen como en Somalia, para luchar contra supuestos terroristas de Al-Qaeda.

Pero las “luchas” internas en USA, por el pago del Predator ni reemplazar en caso de estrellarse hizo que no estuviera a punto tal armamento, quería que el Departamento de Defensa (DoD) corriera con dichos gastos.

Pero aún no se consideraba a Bin Laden como un enemigo importante. Pese a los ataques a las embajadas, solo habían muerto unos 17 súbditos de EE.UU., mientras que en cualquier fin de semana largo se producían más de 50 muertos en las carreteras.

Mientras seguían con sus disputas internas, en Afganistán Bin Laden entrenaba personalmente a los que el llamaría los “secuestradores fuertes” del 11 de septiembre, los que tomarían la cabina y someterían a los pasajeros.
Aunque los secuestradores no conocían los detalles de los planes hasta que llegaron a EE.UU. a mediados del 2001, los secuestradores fuertes comenzaron a llegar a EE.UU. y muchos de ellos pasaron por inmigración  a pesar de tener incompletos sus documentos de viaje.

16 de los 19 terroristas nunca debieron entrar en EE.UU. porque sus  visados o sus pasaportes no estaban en regla, debieron ser detenidos en la frontera. De ocurrir esto, tal vez no se hubieran producido los atentados.

Durante la primavera y el verano del 2001 la inteligencia de EE.UU. oyó rumores del complot del 11 de septiembre. Un informe de la CIA decía que Bin Laden pensaba utilizar a pilotos comerciales como terroristas. El 22 de junio la oficina Federal de Aviación advirtió a las aerolíneas de un posible secuestro por terroristas islámicos.
El 25 de junio también se advirtió a todas las agencias del gobierno de “La alta probabilidad de un gran ataque terrorista por parte de Al-Qaeda” El Subsecretario de Estado, Richard L. Armitage, vio todas estas advertencias.

Richard L. Armitage

A comienzos del verano de 2001 llegaron muchos informes de que los terroristas planeaban algo, solo se especulaba que usarían aviones, George Tenet, entonces director de la CIA comentaba que “algo va a pasar, no se ni donde ni cuándo pero va a pasar”

Quizás la mayor advertencia le llegó directamente al Presidente el 6 de agosto de 2001 durante sus vacaciones en Texas, (otra más), George Bush recibió el informe diario presidencial el titular no dejaba lugar a dudas: “Bin Laden decidido a lanzar ataques contra EE.UU.”

En este documento se planteaba que Al-Qaeda seguiría el ejemplo del terrorista Ramzi Yousef, (el que hizo los planes para atacar aviones de EE.UU.) y haría sus acciones en EE.UU. relacionadas con preparativos para secuestrar aviones u otro tipo de ataques, pero no se tomó ninguna medida.

En ese fatídico verano del 2001 el Jefe del Contraterrorismo, Richard Clarke, al que nadie prestaba la suficiente atención, decidió que estaba harto y pidió el cambio de cargo.

Richard Clarke

En agosto del 2001, la CIA compartió por fin datos de inteligencia, que pudieron evitar el ataque del 11/9. Informó al FBI que Nawaf al Hazmi y Khalid al Mihdhar eran agentes de Al-Qaeda con visados de EE.UU. y sugirió que los localizasen, por desgracia la orden del FBI de localizarlos fue clasificada como “de rutina” por lo que los detectives tenían 30 días para responder.

Finalmente el FBI se dio cuenta de que los sospechosos habían llegado a Los Ángeles 18 meses antes, así que se envió este cable al FBI de esa ciudad, para pedir ayuda y localizar a al Mihdhar y al Hazmi. El cable tiene fecha del 10 de septiembre del 2001.

Las investigaciones llegaron demasiado tarde. La mañana del 11 de septiembre se tomaron imágenes de Nawaf con camisa azul pasando el control del aeropuerto de Washington en compañía de su hermano menor Salem al Hazmi, el piloto Hani Hanjour y Khalid al Mihdhar.


Se subieron a bordo del vuelo 77 de American Airlines, el avión que secuestrarían y estrellarían en el Pentágono, el fallo de seguridad se había completado y el peor ataque terrorista en la historia de EE.UU. se iba a producir.

Atta y su compañero, dejaron Florida para dirigirse a Boston, que es de donde partieron 2 de los aviones del 11/9, pero una vez llegados allí no se detuvieron sino que continuaron conduciendo hasta Maine a 300 kilómetros más al norte. Es el mediodía del 10 de septiembre. Ese día se dedican a festejar en Portland todo el día, pagan con carta de crédito expedida a su nombre, dejando todo tipo de pistas.
El día siguiente por la mañana, dejan Maine y cogen el avión hacia Boston a las 6 de la mañana, solo aterrizan con un margen de 30 minutos para el vuelo del atentado.

El video que es mostrado donde Mohamed Atta sube al avión, no se trata de la imagen subiendo avión que se utilizó para el atentado, si no el otro que cogió desde Portland a Boston (un engaño que nos han hecho pensar que se trataba del segundo avión)

Al-Omari, piloto de las líneas Saudies, se presenta el día 16 de septiembre en el consulado de EE.UU. para protestar y confirmar que él no es uno de los pilotos suicidas, recibiendo las excusas por parte de las autoridades de USA.

El 22 de septiembre, Waleed al Shehri, otro de los supuestos terroristas, se presenta para que sea identificado y exculpado como supuesto terrorista. En Casablanca, Marruecos clama su inocencia.

El 23 de septiembre el Daily Telegraph publica la protesta por parte de Al-Ghamdi y Ahmed Al-Nami, como inocentes de ser otros de los supuestos terroristas, ambos pilotos de Arabia Saudí, pero estos no se han borrado de la lista de los culpables del atentado.

El 27 de septiembre, localizan a Salem al Hazmi, según el FBI murió en el atentado del Pentágono, curiosamente el se optimaba por decir que vivía en Arabia Saudí, donde trabajaba en un la Industria Petroquímica.

Fuente: http://vault.fbi.gov/osama-bin-laden

Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de la marca Nike: La Esclavitud del Tercer Milenio