ESTIMULACIÓN ELÉCTRICA FUNCIONAL


La noticia publicada ayer, uno de junio de 2012, en la revista Science por científicos de Zurich [1] acerca de una rata parapléjica que aprendió a andar ha hecho que la estimulación neuronal programada este en boca de todo el mundo. Todos los periódicos recogen dicha noticia de forma sensacionalista. No obstante, aquí vamos a revisar un par [2] [3] de logros en el campo de la estimulación neuronal programada igualmente interesantes, si no más excitantes, que hasta ahora sólo eran conocidos en el ámbito de la comunidad científica.

De cualquier manera, en nuestra opinión el más excitante y prometedor progreso es la estimulación eléctrica funcional (functional electrical stimulation – FES). Por ejemplo, en la estimulación eléctrica funcional un mono con un brazo  paralizado es capaz de coger objetos de forma intencionada y consciente. En este método, unos micro electrodos son implantados en el cerebro del mono, los datos neuronales relacionados con el deseo de coger un objeto son grabados y reconocidos. Estos datos son posteriormente usados para estimular alrededor de 100 nervios del brazo, de forma que el mono es capaz de usar el brazo nuevamente. En este método, el mono es realmente capaz de coger el objeto que desea, en lugar de utilizar un esquema preprogramado como sucede en el caso de la investigación de la rata parapléjica que está en todas las noticias. De esta forma, usando la estimulación eléctrica funcional, si por cualquier motivo es imposible llevar a cabo la regeneración de un área neuronal dañada, los daños pueden ser corregidos mediante la transmisión de las señales cerebrales directamente a los nervios, puenteando de esta manera la zona irreversiblemente dañada.

FES controlados mentalmente son un paso adelante para el control mental de los robots, en el cual las señales mentales son usadas para el control de las partes del robot, como una armadura andante. Aunque este método es más “rudimentario” que el FES controlado mentalmente, proporciona una gama de posibilidades muy interesantes. Este método puede ser usado para crear hombres máquina híbridos parecidos o similares a los que se pueden ver frecuentemente en películas de ciencia ficción. Esto puede dar a los humanos la fuerza, velocidad y/ o precisión de una máquina e incluso sentidos no humanos. Todo ello controlado por la voluntad del ser humano. Es un posible futuro excitante pero al mismo tiempo aterrador. Pensemos que el ser humano usa una pequeña fracción de su potencial muscular, mediante el uso de una estimulación eléctrica funcional la mente podría sacar partido a todo el potencial del ser humano. Por ejemplo, todos conocemos algún caso en el que una persona es capaz de hacer algo físicamente “imposible” en una situación extrema.

Por último, nos gustaría comentar, aunque ya os habéis dado cuenta como lectores avisados que sois, que el primer paso para conseguir de forma satisfactoria una estimulación eléctrica funcional, es leer y ser capaz de interpretar el pensamiento del individuo. Éste aspecto plantea ciertas cuestiones éticas que deben de ser estudiadas y tenidas en cuenta en el futuro. No es lo mismo leer el pensamiento de una persona en su propio beneficio y con su consentimiento que hacerlo en contra de su voluntad.


Gracias a Päivi Henttu por su colaboración.

Comentarios

Entradas populares de este blog