0159 Contacto



En el verano de 1947, Próspera Muñoz contaba con ocho años de edad y vivía con sus padres y tres hermanas en Jumilla (Murcia). Era una niña como muchas otras en una España donde sobrevivir en el día a día no era tarea sencilla y las necesidades constituían la tónica general. Uno de esos días la vida de Próspera cambió para siempre. Observó unas extrañas esferas de color rojo que rodaban por el terreno, e incluso llegó a tocar a una de ellas. Esa misma jornada un vecino de la localidad estaba en guardia porque la noche anterior sus ovejas habían aparecido muertas en extrañas circunstancias: les faltaban los genitales y “algo” les había extraído toda la sangre. Pero las aventuras de nuestra protagonista acaban de empezar, porque al día siguiente observó cómo un objeto volador en forma de platillo volante aterrizaba cerca de la casa familiar y unos extraños individuos ataviados con una especie de monos de color blanco entraban en la casa y comenzaban a hablarle…
Desde entonces y hasta el día de hoy volvió a encontrarse en más oportunidades con esos seres que se identificaron como extraterrestres…


Comentarios

Entradas populares de este blog